Archivo de la etiqueta: acqua ricca di idrogeno

Efectos de beber agua rica en hidrógeno en la calidad de vida de pacientes tratados con radioterapia para tumores hepáticos

Resumen

Fondo

Los pacientes con cáncer que reciben radioterapia a menudo experimentan fatiga y deterioro de la calidad de vida (QOL). Se cree que muchos efectos secundarios de la radioterapia están asociados con un aumento del estrés oxidativo y la inflamación debido a la generación de especies reactivas de oxígeno durante la radioterapia. El hidrógeno se puede administrar como un gas terapéutico médico, tiene propiedades antioxidantes y reduce la inflamación en los tejidos. Este estudio examinó si el tratamiento con hidrógeno, en forma de agua suplementada con hidrógeno, mejoró la calidad de vida en pacientes que recibieron radioterapia.

Métodos

Se realizó un estudio aleatorizado, controlado con placebo para evaluar los efectos de beber agua rica en hidrógeno en 49 pacientes que recibieron radioterapia para tumores malignos de hígado. Se produjo agua rica en hidrógeno colocando una barra de magnesio metálico en el agua potable (concentración final de hidrógeno; 0,55 ~ 0,65 mM). La versión coreana del instrumento QLQ-C30 de la Organización Europea para la Investigación y el Tratamiento del Cáncer se utilizó para evaluar el estado de salud global y la calidad de vida. Se evaluó la concentración de derivados de metabolitos oxidativos reactivos y el poder antioxidante biológico en la sangre periférica.

Resultados

El consumo de agua rica en hidrógeno durante 6 semanas redujo los metabolitos reactivos de oxígeno en la sangre y mantuvo el potencial de oxidación de la sangre. Los puntajes de la calidad de vida durante la radioterapia mejoraron significativamente en pacientes tratados con agua rica en hidrógeno en comparación con los pacientes que recibieron agua placebo. No hubo diferencia en la respuesta tumoral a la radioterapia entre los dos grupos.

Conclusiones

El consumo diario de agua rica en hidrógeno es una estrategia terapéutica potencialmente novedosa para mejorar la calidad de vida después de la exposición a la radiación. El consumo de agua rica en hidrógeno reduce la reacción biológica al estrés oxidativo inducido por la radiación sin comprometer los efectos antitumorales.

Fondo

La radioterapia es una de las principales opciones de tratamiento para las neoplasias malignas. Casi la mitad de todos los pacientes con cáncer recién diagnosticados recibirán radioterapia en algún momento durante el tratamiento y hasta el 25% puede recibir radioterapia por segunda vez [ 1 ]. Si bien la radioterapia destruye las células malignas, afecta negativamente a las células normales circundantes [ 2 ].Los efectos secundarios agudos asociados con la radiación incluyen fatiga, náuseas, diarrea, sequedad de boca, pérdida de apetito, pérdida de cabello, dolor de piel y depresión. La radiación aumenta el riesgo a largo plazo de cáncer, trastornos del sistema nervioso central, enfermedades cardiovasculares y cataratas.La probabilidad de complicaciones inducidas por la radiación está relacionada con el volumen del órgano irradiado, la dosis de radiación administrada, el fraccionamiento de la dosis administrada, la administración de modificadores de radiación y la radiosensibilidad individual [ 3 ]. Se cree que la mayoría de los síntomas inducidos por la radiación están asociados con un aumento del estrés oxidativo y la inflamación, debido a la generación de especies reactivas de oxígeno (ROS) durante la radioterapia, y pueden afectar significativamente la calidad de vida del paciente (QOL) [ 2 ].

El hidrógeno, un gas médico terapéutico, tiene propiedades antioxidantes y reduce los eventos inflamatorios en los tejidos [ 4 – 6 ]. Beber líquidos suplementados con hidrógeno representa un método novedoso de suministro de gas hidrógeno que se traduce fácilmente en la práctica clínica, con efectos beneficiosos para varias afecciones médicas, que incluyen aterosclerosis, diabetes tipo 2, síndrome metabólico y deterioro cognitivo durante el envejecimiento y la enfermedad de Parkinson [ 7]. – 11 ].Actualmente, no existe una terapia definitiva para mejorar la calidad de vida de los pacientes que reciben radioterapia. Beber hidrógeno solubilizado a diario puede ser beneficioso y sería bastante fácil de administrar sin complicar o cambiar el estilo de vida del paciente. Presumimos que la ingesta oral de agua rica en hidrógeno, generada a través de una barra de magnesio, reduciría los eventos adversos en pacientes que reciben radioterapia.

Métodos

Sujetos y diseño

El estudio fue un ensayo clínico aleatorizado, controlado de dos brazos. Los pacientes fueron asignados aleatoriamente para recibir agua rica en hidrógeno o agua placebo en el primer día del tratamiento con radiación, y recibieron cuestionarios de seguimiento sobre el cumplimiento y los posibles efectos adversos.Los pacientes elegibles fueron informados del estudio durante la programación de las pruebas previas a la radiación. Las características del paciente, incluido el origen del tumor y los detalles de la radioterapia, se enumeran en la Tabla 1 . 1) Cuarenta y nueve sujetos (33 hombres y 16 mujeres) se inscribieron entre abril y octubre de 2006. La edad de los pacientes osciló entre 21 y 82 años (edad media 58,6 años). Todos los pacientes fueron diagnosticados histológica o patológicamente con carcinoma hepatocelular (CHC) o tumores hepáticos metastásicos. Todos los participantes recibieron 5040-6500 cGy de radioterapia durante 7-8 semanas utilizando un sistema de 6 MV (Cyber ​​Knife, Fanuc, Yamanashi, Japón). El volumen objetivo planificado del campo inicial se evaluó mediante un procedimiento de localización / simulación o mediante planificación asistida por tomografía computarizada (TC) y abarcó los tumores primarios y un margen de 2 cm. Se usaron bloques para proteger el tejido normal.

tabla 1

Características del paciente

agua Años género veces diagnóstico curva de isodosis (%) cGy total volumen (cc) colimador (cc) respuesta agua años género veces diagnóstico curva de isodosis (%) cGy total volumen (cc) colimador (cc) respuesta


1 placebo 76 METRO 3
3
HCC 80
75
3.900
3.900
2.521
2.746
7.5
7.5
NR HW 52 METRO 3 meta del hígado del colon ca 74 3,600 12,283 15 NR


2 placebo 82 METRO 1 HCC 70 1,200 11,769 20 CR HW 56 METRO 3 meta del hígado del colon ca 85 3,600 2.552 12,5 PR


3 placebo 57 F 3 conducto biliar ca 80 3.000 40,334 30 PR HW 77 F 3 meta del hígado del colon ca 75 3.000 107,136 20 CR


4 4 placebo 47 F 9 9 meta del hígado de sarcoma 80
82
84
3,600
3,600
3.900
10,628
6.542
2.673
25
20
15
NR HW 57 METRO 3 HCC 70 3,600 47,679 15 NR


5 5 placebo 50 F 3 meta del hígado del colon ca 80 3.900 16,237 20 NR HW 66 METRO 3 HCC 80 3,600 16,216 25 PR


6 6 placebo 21 F 3 meta del hígado de ca ovárico 85 3,600 29,398 30 CR HW 57 METRO 3 HCC 80 3,600 35,303 30 NR


7 7 placebo sesenta y cinco METRO 3 meta del hígado de ca rectal 70 3.000 182,871 40 PR HW 47 METRO 3 HCC 77 3.000 17,65 20 CR


8 placebo 73 METRO 3 meta del hígado de ca rectal 75 3,600 37,937 20 PR HW 49 METRO 3 HCC 80 3,300 53,578 12,5 PR


9 9 placebo 58 METRO 3 meta del hígado de ca pancreática 75 3.000 65,637 35 CR HW 71 F 3 HCC 85 3.000 3.861 10 NR


10 placebo 64 METRO 3 HCC 70 3.000 140,136 20 PR HW 45 METRO 3 HCC 80 3,600 28,286 15 NR


11 placebo sesenta y cinco F 3 HCC 70 3,600 48,645 25 PR HW 45 F 3 meta del hígado de gas gástrico 85 3.000 38,938 15 PR


12 placebo 80 METRO 3 HCC 80 3.000 209,954 25 NR HW 56 F 3 Metástasis suprarrenal de CHC 80 3,600 9.494 15 PR


13 placebo 56 METRO 3 HCC 85 3,600 15,365 15 CR HW 49 METRO 3 Metástasis suprarrenal de CHC 75 3.000 91,223 20 NR


14 placebo 61 F 3 HCC 70 3.000 98,957 30 NR HW 60 60 METRO 3 LN metástasis de CHC 75 3.000 120,366 25 NR


15 placebo 46 METRO 3 HCC 80 3.000 20,848 25 CR HW 47 METRO 3 LN metástasis de CHC 80 3.000 80,459 25 NR


dieciséis placebo 70 F 3 HCC 85 3,600 16,908 20 PR HW 50 METRO 3 HCC 75 3,600 29,422 20 NR


17 placebo 44 METRO 3 HCC 85 3,600 16.612 30 NR HW 49 F 3 HCC 70 3.000 156,289 40 PR


18 años placebo 48 METRO 3 HCC 85 3.000 35,093 20 NR HW 63 F 3 HCC 75 3.900 5.425 20 NR


19 placebo 76 F 3 HCC 85 3,600 5,75 15 NR HW 51 METRO 3 HCC 70 4,000 28,637 35 NR


20 placebo 60 60 METRO 3 HCC 83 3,600 6.802 12,5 NR HW 67 F 3 HCC 80 3,600 20.122 20 PR


21 placebo 77 METRO 3 HCC 75 3,300 33,282 25 PR HW 56 METRO 3 HCC 70 3,600 23,5 20 CR


22 placebo 55 METRO 3 HCC 83 3,600 11,963 20 NR HW 78 F 3 HCC 83 3,600 26,456 25 NR


23 placebo 57 METRO 3 HCC 70 3.000 75,782 40 NR HW 56 METRO 3 HCC 77 3,600 31,908 20 CR


24 placebo sesenta y cinco METRO 2 HCC 75 3.000 55,191 25 NR HW 60 60 METRO 3 HCC 70 3,600 36,479 30 PR


HW 70 METRO 3 HCC 76 3,600 63,434 40 NR

M: masculino, F: femenino, HCC: carcinoma hepatocelular, NR: sin respuesta, PR: respuesta parcial, CR: respuesta completa, HW: agua de hidrógeno

Se produjo agua rica en hidrógeno colocando una barra de magnesio metálico (Doctor SUISOSUI®, Friendear, Tokio, Japón) en agua potable (Mg + 2H 2 O → Mg (OH) 2 + H 2 ; concentración final de hidrógeno: 0.55 ~ 0.65 mM ) La barra de magnesio contenía 99,9% de magnesio metálico puro y piedras naturales en un recipiente de polipropileno y cerámica. Los sujetos fueron asignados aleatoriamente a grupos para beber agua rica en hidrógeno durante 6 semanas (n = 25) o beber agua que contenía un placebo (un palito de solo carcasa colocado en agua potable) (n = 24). Los sujetos recibieron cuatro botellas de 500 ml de agua potable por día y se les ordenó colocar dos barras de magnesio en cada botella de agua al final de cada día en preparación para el consumo al día siguiente. Se pidió a los participantes que tomaran 200-300 ml de una botella cada mañana, y 100-200 ml cada pocas horas de las tres botellas restantes. Los sujetos recibieron instrucciones de reutilizar las barras de magnesio transfiriendo las barras a una nueva botella de agua después de su uso. Se esperaba que los sujetos consumieran 100-300 ml de agua rica en hidrógeno más de 10 veces por día para un consumo mínimo total de 1500 ml (1.5 L) y un consumo máximo de 2000 ml (2.0 L). La ingesta oral de agua de hidrógeno o agua placebo comenzó el primer día de radioterapia y continuó durante 6 semanas. Todos los pacientes sobrevivieron durante el período de seguimiento de 6 semanas cuando se administró el cuestionario de calidad de vida. Este estudio se realizó de acuerdo con las pautas de Buenas Prácticas Clínicas y los principios éticos de la Declaración de Helsinki (2000). El protocolo de estudio y los materiales fueron aprobados por la Junta de Revisión Institucional de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica, y todos los sujetos dieron su consentimiento informado por escrito antes de su participación.

Evaluación de calidad de vida

La versión coreana del instrumento QLQ-C30 de la Organización Europea para la Investigación y el Tratamiento del Cáncer con modificaciones se utilizó para evaluar el estado de salud global y crear escalas de calidad de vida [ 12 ]. La encuesta descriptiva, enviada por correo desarrollada por nuestro instituto se utilizó en este estudio. El cuestionario contiene cinco escalas funcionales (físicas, cognitivas, emocionales, sociales y de funcionamiento de roles), tres escalas de síntomas (dolor, fatiga y náuseas / vómitos) y seis ítems individuales para evaluar síntomas adicionales (disnea, insomnio, pérdida de apetito, estreñimiento, diarrea). Para todos los ítems, se utilizó una escala de respuesta que oscila entre 0 y 5. Una puntuación más alta reflejaba un mayor nivel de síntomas y una disminución de la calidad de vida. Las evaluaciones se realizaron antes de la radioterapia y cada semana durante 6 semanas después del inicio de la radioterapia.

Análisis de biomarcadores

Las concentraciones de derivados de metabolitos oxidativos reactivos (dROMs) y el poder antioxidante biológico (BAP) en la sangre periférica se evaluaron utilizando un sistema analítico radical libre (FRAS4; H&D, Parma, Italia) el primer día de radioterapia (semana 0) y después de 6 semanas de radioterapia. Se obtuvieron muestras de sangre de todos los pacientes después del ayuno nocturno. Los kits de dROMs FRAS4 se usaron para medir los niveles de hidroperóxido totales, que son representativos de los dROMs totales producidos como resultado de reacciones en cadena de peroxidación de proteínas, lípidos y aminoácidos. Los resultados se expresaron en U.CARR; 1 U.CARR es equivalente a 0.08 mg / dl de peróxido de hidrógeno y el valor es directamente proporcional a la concentración, de acuerdo con la ley de Lambert-Beer.

El potencial redox, incluida la glutatión peroxidasa y la superóxido dismutasa, se determinó mediante la prueba FRAS4 BAP [ 13 ]. Descrito brevemente, las muestras a analizar se disolvieron en una solución coloreada que contenía una fuente de iones férricos y una sustancia cromogénica (un compuesto derivado de azufre). Después de un período de incubación de 5 minutos, el grado de decoloración y la intensidad del cambio fueron directamente proporcionales a la capacidad del plasma para reducir los iones férricos. La cantidad de iones férricos reducidos se calculó usando un fotómetro para evaluar la intensidad de la decoloración; Los resultados de BAP se expresaron como µmol / l de Fe / l reducido.

Las pruebas de química sanguínea para aspartato aminotransferasa, alanina aminotransferasa, gamma-glutamil transpeptidasa (γ-GTP) y colesterol total, así como pruebas de hematología sanguínea para recuento de glóbulos rojos, recuento de glóbulos blancos y recuento de plaquetas se realizaron en la semana 0 y semana 6 utilizando ensayos estándar en un laboratorio hospitalario acreditado.

Evaluación de respuesta

Los pacientes se sometieron a tomografías computarizadas dinámicas de 1 a 2 meses después de la finalización del tratamiento de radiación y la respuesta del tumor se verificó a intervalos de 2 a 3 meses a partir de entonces. La respuesta al tratamiento y la recurrencia local se evaluaron mediante tomografías computarizadas dinámicas de seguimiento y pruebas de suero para alfafetoproteína (AFP) y protrombina, que es inducida por la ausencia de vitamina K o antagonista-II (PIVKA-II). La respuesta tumoral se determinó por los criterios establecidos por Kwon et al. 14 ] Descrito brevemente, la respuesta completa (RC) se definió como la desaparición de cualquier mejora arterial intratumoral en todas las lesiones diana.La respuesta parcial (RP) se definió como al menos una disminución del 30% en la suma de los diámetros de las lesiones objetivo viables. La enfermedad progresiva (EP) se definió como un aumento de al menos un 20% en la suma de los diámetros de las lesiones objetivo viables o la aparición de una nueva lesión. La enfermedad estable (DE) se definió como un estado tumoral que no cumplía ninguno de los criterios anteriores.

análisis estadístico

Las pruebas t no apareadas se usaron para comparar datos numéricos y la prueba de ji cuadrado 2 x 2 de Yates o la prueba de probabilidad exacta de Fisher se usó para comparar datos categóricos. Los análisis estadísticos se realizaron con el software SAS 6.13 (SAS Institute Inc., Cary, NC). El tamaño de la muestra de 49 pacientes fue suficiente para detectar un cambio en las puntuaciones medias de RORTC QLQ-C30.

Resultados

El agua de hidrógeno mejoró la calidad de vida de los pacientes que recibieron radioterapia

La calidad de vida de los pacientes que recibieron agua con placebo se deterioró significativamente durante el primer mes de radioterapia (Figura ( Figura 1A).1A ). No hubo diferencias entre los grupos en las subescalas de calidad de vida para fatiga, depresión o sueño. Los síntomas gastrointestinales (GI) son una de las quejas más comunes de los pacientes que reciben radioterapia y se considera que tienen un alto impacto en la calidad de vida del paciente después de 6 semanas de radioterapia. Los pacientes que consumieron agua de hidrógeno experimentaron una pérdida de apetito significativamente menor y menos trastornos de sabor en comparación con los pacientes que consumieron agua placebo. No se observaron diferencias significativas en las puntuaciones medias de vómitos o diarrea (Figura ( Figura 1B 1B ).

Un archivo externo que contiene una imagen, ilustración, etc. El nombre del objeto es 2045-9912-1-11-1.jpg

El agua placebo y el agua de hidrógeno mejoraron la calidad de vida de los pacientes que recibieron radioterapia . A. Evaluación semanal de la calidad de vida de los pacientes. B. Sistema de puntuación de los síntomas gastrointestinales después de 6 semanas de radioterapia con o sin agua hidrogenada.

Marcador de estrés oxidativo mitigado con agua de hidrógeno durante la radioterapia

Antes del tratamiento, no hubo diferencias en los niveles totales de hidroperóxido, representativos de los niveles totales de dROM, entre los grupos de tratamiento. La radioterapia aumentó notablemente los niveles totales de hidroperóxido en los pacientes que consumieron agua placebo. Sin embargo, beber agua con hidrógeno evitó este aumento en el hidroperóxido sérico total, según lo determinado por la prueba de dROM (Figura ( Figura 2A),2A ), lo que indica una disminución del estrés oxidativo durante la radioterapia en los pacientes que consumieron agua con hidrógeno. De manera similar, la actividad antioxidante sérica endógena se deterioró significativamente durante la radioterapia en los pacientes que consumieron agua placebo, y la actividad antioxidante biológica se mantuvo en los pacientes que consumieron agua rica en hidrógeno, incluso después de 6 semanas de radioterapia (Figura ( Figura 2B2B ).

Un archivo externo que contiene una imagen, ilustración, etc. El nombre del objeto es 2045-9912-1-11-2.jpg

El agua de hidrógeno mitigó el marcador de estrés oxidativo durante la radioterapia . Efectos antioxidantes en pacientes con agua placebo (n = 24) y agua rica en hidrógeno (n = 25). El nivel de dROM (A) representa el nivel total de las metabolidades del peróxido, y BAP (B) refleja la capacidad antioxidante del suero.

El agua de hidrógeno no comprometió la eficacia del tratamiento de radiación.

La respuesta tumoral a la radioterapia fue similar entre los grupos de tratamiento, y 12 de 24 (50,0%) pacientes en el grupo de placebo y 12 de 25 (48%) pacientes en el grupo de agua con hidrógeno mostraron una respuesta completa (CR) o una respuesta parcial ( PR). No hubo pacientes en ninguno de los grupos con enfermedad progresiva (EP) durante el período de seguimiento (3 meses). Por lo tanto, beber agua con hidrógeno no comprometió los efectos antitumorales de la radioterapia.

El tratamiento con hidrógeno no alteró la función hepática o la composición sanguínea durante la radioterapia.

No hubo diferencias significativas en la aspartato aminotransferasa, alanina aminotransferasa, gamma-glutamil transpeptidasa (γ-GTP) y los niveles de colesterol total en la semana 0 y la semana 6, independientemente del tipo de agua consumida (Tabla ( Tabla 2),2 ), lo que indica que el consumo de agua de hidrógeno no alteró la función hepática. Del mismo modo, no hubo diferencias significativas en el recuento de glóbulos rojos, el recuento de glóbulos blancos o el recuento de plaquetas entre los pacientes que consumieron agua de hidrógeno y los pacientes que consumieron agua placebo (Tabla Tabla3 3 ).

Tabla 2

Cambios en las pruebas de función hepática.

Placebo Agua de hidrógeno
todos (n = 25) hombre (n = 17) hembra (n = 8) todos (n = 25) hombre (n = 16) hembra (n = 9)

AST (UI / L)
Semana 0 24.8 ± 9.1 25,6 ± 5,7 23,1 ± 10,4 25,3 ± 6,7 25,9 ± 5,3 23,9 ± 8,3
Semana 6 26,3 ± 6,7 26,9 ± 7,1 25,4 ± 6,8 26.8 ± 8.2 27,2 ± 9,9 26,4 ± 5,1

ALT (UI / L)
Semana 0 27,4 ± 15 28,1 ± 11 26,5 ± 17 26,9 ± 8,7 27,1 ± 6,7 26,7 ± 10,3
Semana 6 28,8 ± 14 28,7 ± 16 27,6 ± 12 28,1 ± 6,5 28,8 ± 7,3 27,6 ± 9,9

γ-GPT (UI / L)
Semana 0 61,9 ± 54,3 62,3 ± 35,6 60,5 ± 64,7 62,3 ± 26,2 62,1 ± 34,8 62,4 ± 47,9
Semana 6 62.8 ± 22.8 63,2 ± 16,5 62,7 ± 25,9 63,6 ± 36,2 63,9 ± 54,2 63,2 ± 27,4

AST (UI / L)
Semana 0 24.8 ± 9.1 25,6 ± 5,7 23,1 ± 10,4 25,3 ± 6,7 25,9 ± 5,3 23,9 ± 8,3
Semana 6 26,3 ± 6,7 26,9 ± 7,1 25,4 ± 6,8 26.8 ± 8.2 27,2 ± 9,9 26,4 ± 5,1

Tabla 3

Recuentos de células sanguíneas periféricas.

Placebo Agua de hidrógeno
todos (n = 25) hombre (n = 17) hembra (n = 8) todos (n = 25) hombre (n = 16) hembra (n = 9)

El número de leucocitos (× 10 2 / μL)
Semana 0 55,8 ± 15,6 58,5 ± 12,7 52,8 ± 16,4 56,2 ± 16,7 57,3 ± 17,2 55,4 ± 15,1
Semana 6 53,9 ± 21,4 54,1 ± 22,7 53,7 ± 19,8 54,7 ± 28,7 55,1 ± 31,2 53,8 ± 19,4

El número de eritrocitos (× 10 4 / μL)
Semana 0 474,2 ± 38,3 492,3 ± 45,8 460.8 ± 30.5 482,5 ± 42,1 496,6 ± 50,7 472,9 ± 36,4
Semana 6 462,1 ± 52,4 473,8 ± 42,1 456,4 ± 62,2 479,5 ± 36,5 486,4 ± 29,4 470,7 ± 40,5

El número de trombocitos (× 10 4 / μL)
Semana 0 25,7 ± 6,5 26,4 ± 4,7 24,7 ± 5,9 26,4 ± 7,1 26,9 ± 5,5 26,1 ± 4,8
Semana 6 24,5 ± 4,7 25,9 ± 2,8 23,4 ± 6,4 25,7 ± 4,8 26,1 ± 4,7 25,3 ± 3,9

Discusión

Hasta donde sabemos, este es el primer informe que demuestra los beneficios de beber agua con hidrógeno en pacientes que reciben radioterapia para tumores malignos. Este hallazgo puede proporcionar la base para una estrategia clínicamente aplicable, efectiva y segura para el suministro de gas hidrógeno para mitigar el daño celular inducido por la radiación. Los pacientes experimentan síntomas gastrointestinales y disminución de la calidad de vida durante la radioterapia. Estos síntomas generalmente ocurren como resultado de que el cuerpo repare el daño a las células sanas, son particularmente comunes hacia el final de un tratamiento de radiación y pueden durar un tiempo. Los síntomas y su impacto en la calidad de vida pueden empeorar al tener que viajar al hospital todos los días. Beber agua rica en hidrógeno mejoró la calidad de vida de los pacientes que recibieron radioterapia y no requirió visitas adicionales al hospital.Aunque la supervivencia general de los pacientes con tumores malignos debe seguir siendo la principal preocupación de los oncólogos, la supervivencia también debe interpretarse a la luz de la paliación de los síntomas y la calidad de vida general, ya que los efectos secundarios de la radioterapia pueden negar el supuesto beneficio de una mejor supervivencia. La ingesta oral de agua suplementada con hidrógeno diariamente podría ser una estrategia profiláctica para mejorar la calidad de vida de los pacientes que reciben radioterapia.

Aunque los mecanismos subyacentes a los efectos beneficiosos del agua rica en hidrógeno durante la radioterapia no se han aclarado claramente, beber agua suplementada con hidrógeno redujo los niveles de dROM y mantuvo los niveles de BAP en el suero, lo que sugiere que el agua rica en hidrógeno exhibe una potente actividad antioxidante sistémica. Estudios experimentales anteriores han relacionado el consumo diario de agua rica en hidrógeno con la mejora de una serie de afecciones en modelos de roedores, incluida la reducción de la aterosclerosis en ratones knockout de apolipoproteína E [ 10 ], aliviando la nefrotoxicidad inducida por cisplatino [ 15 ], reduciendo la deficiencia de vitamina C inducida lesión cerebral [ 16 ], prevención de la nefropatía crónica por aloinjerto después del trasplante renal [ 17 ] y mejora de los defectos cognitivos en ratones acelerados por senescencia [ 9 ] y un modelo de enfermedad de Parkinson [ 7 ]. En estudios en humanos, el consumo de agua rica en hidrógeno previno la diabetes del adulto y la resistencia a la insulina [ 11 ], así como el estrés oxidativo en el posible síndrome metabólico [ 8].

La radioterapia se asocia con un aumento en ROS, seguido de daño al ADN, lípidos y proteínas, y la activación de factores de transcripción y vías de transducción de señales. Se ha estimado que el 60-70% del daño celular inducido por la radiación ionizante es causado por radicales hidroxilo [ 18 ]. Por lo tanto, se han realizado varios ensayos con el objetivo de reducir los efectos adversos debido al exceso de producción de ROS con antioxidantes administrados durante el curso de la radioterapia. La suplementación con α-tocoferol mejora la velocidad del flujo salival y mantiene los parámetros salivales [ 19 ]. El tratamiento con la enzima antioxidante superóxido dismutasa previno la cistitis y la rectitis inducidas por radioterapia en pacientes con cáncer de vejiga que reciben radioterapia [ 20 ]. Además, el uso combinado de pentoxifilina y vitamina E redujo la fibrosis pulmonar inducida por radiación en pacientes con cáncer de pulmón que reciben radioterapia [ 21 ]. Por lo tanto, en general, la suplementación con antioxidantes puede ofrecer beneficios generales en el tratamiento de los efectos adversos de la radioterapia. Sin embargo, no todos los antioxidantes pueden permitirse la radioprotección [ 22 – 24 ]. Además, una preocupación importante es el hallazgo de que altas dosis de antioxidantes administrados como terapia adyuvante podrían comprometer la eficacia del tratamiento con radiación y aumentar el riesgo de recurrencia local del cáncer [ 25 , 26 ]. Por lo tanto, la toxicidad relativamente más baja asociada con el uso de estos agentes antioxidantes es atractiva, pero no a costa de un control tumoral deficiente. En contraste, en este estudio, beber agua rica en hidrógeno no afectó los efectos antitumorales de la radioterapia. Nuestros resultados pueden sugerir que el agua de hidrógeno funciona no solo como antioxidante, sino que también juega un papel protector al inducir hormonas o enzimas radioprotectoras. Si bien se justifica la realización de más estudios para dilucidar la seguridad del agua rica en hidrógeno y determinar la concentración óptima de hidrógeno en el agua potable, así como los mecanismos involucrados, la ingesta diaria de agua rica en hidrógeno puede ser un enfoque prometedor para contrarrestar las alteraciones inducidas por la radiación para QOL. Este uso terapéutico del hidrógeno también está respaldado por el trabajo de Qian et al. , quienes demostraron que tratar las células AHH-1 de linfocitos humanos con hidrógeno antes de la irradiación inhibía significativamente la apoptosis inducida por irradiación ionizante y aumentaba la viabilidad celular in vitro. También demostraron que la inyección de solución salina rica en hidrógeno podría proteger el endotelio gastrointestinal de las lesiones inducidas por la radiación, disminuir los niveles plasmáticos de malondialdehído y de 8-hidroxidesoxiguanosina en el plasma, y ​​aumentar los antioxidantes endógenos enplasma in vivo [ 27 ].

Conclusiones

En conclusión, nuestro estudio demostró que beber agua rica en hidrógeno mejora la calidad de vida y reduce los marcadores oxidativos en pacientes que reciben radioterapia para tumores hepáticos. Este enfoque novedoso de la ingesta oral de agua rica en hidrógeno puede ser aplicable a una amplia gama de síntomas adversos relacionados con la radiación.

Lista de abreviaciones

ROS: especies reactivas de oxígeno; CV: calidad de vida

Recomendamos los ionizadores de agua AlkaViva H2
todos los generadores de agua de hidrógeno

Logo de mgr

Link to Publisher's site
Med Gas Res . 2011; 1: 11.
Publicado en línea el 7 de junio de 2011 doi: 10.1186 / 2045-9912-1-11
PMCID: PMC3231938
PMID: 22146004
Efectos de beber agua rica en hidrógeno en la calidad de vida de pacientes tratados con radioterapia para tumores hepáticos
Ki-Mun Kang , 1 Young-Nam Kang , 1 Ihil-Bong Choi , 1, 2 Yeunhwa Gu , 2, 3 Tomohiro Kawamura , 4Yoshiya Toyoda , 4 y Atsunori Nakao Autor correspondiente 4, 5

Conflicto de intereses

Los autores declaran que no tienen intereses en competencia.

Contribuciones de los autores

KMK, YNK e IBC participaron en la radioterapia y en la acumulación de datos. YG participó en el diseño del estudio y realizó el análisis estadístico. TK e YT y participó en su diseño y coordinación. AN concibió el estudio y redactó el manuscrito. Todos los autores leyeron y aprobaron el manuscrito final.

Expresiones de gratitud

Esta investigación fue apoyada por una subvención de la Fundación de Investigación Daimaru otorgada a YG.

Referencias

  • Ringborg U, Bergqvist D, Brorsson B, Cavallin-Stahl E, Ceberg J, Einhorn N, Frodin JE, Jarhult J, Lamnevik G, Lindholm C, Littbrand B, Norlund A, Nylen U, Rosen M, Svensson H, Moller TR.Descripción general sistemática de la radioterapia para el cáncer del Consejo Sueco para la Evaluación de la Tecnología en la Atención de la Salud (SBU), incluida una encuesta prospectiva sobre la práctica de la radioterapia en Suecia 2001 – resumen y conclusiones. Acta Oncol. 2003; 42(5-6): 357–65. doi: 10.1080 / 02841860310010826. PubMed ] [ CrossRef ] Google Scholar ]
  • Zhao W, Robbins ME. Inflamación y estrés oxidativo crónico en la lesión tisular tardía normal inducida por radiación: implicaciones terapéuticas. Curr Med Chem. 2009; 16 (2): 130–43. doi: 10.2174 / 092986709787002790. PubMed ] [ CrossRef ] Google Scholar ]
  • Citrin D, Cotrim AP, Hyodo F, Baum BJ, Krishna MC, Mitchell JB. Radioprotectores y mitigadores de la lesión tisular normal inducida por radiación. Oncólogo. 2010; 15 (4): 360–71. doi: 10.1634 / theoncologist.2009-S104. Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] [ CrossRef ] Google Scholar ]
  • Ohsawa I, Ishikawa M, Takahashi K, Watanabe M, Nishimaki K, Yamagata K, Katsura K, Katayama Y, Asoh S, Ohta S. El hidrógeno actúa como antioxidante terapéutico al reducir selectivamente los radicales de oxígeno citotóxicos. Nat Med. 2007; 13 (6): 688–94. doi: 10.1038 / nm1577. PubMed ] [ CrossRef ] Google Scholar ]
  • Buchholz BM, Kaczorowski DJ, Sugimoto R, Yang R, Wang Y, Billiar TR, McCurry KR, Bauer AJ, Nakao A. La inhalación de hidrógeno mejora el estrés oxidativo en la lesión por injerto intestinal inducida por trasplante. Am J Transplant. 2008; 8 (10): 2015–24. doi: 10.1111 / j.1600-6143.2008.02359.x. PubMed ] [ CrossRef ] Google Scholar ]
  • Huang C, Kawamura T, Toyoda Y, Nakao A. Avances recientes en la investigación del hidrógeno como gas médico terapéutico. Rad Free Res. 2010; 44 (9): 971-82. doi: 10.3109 / 10715762.2010.500328. PubMed ] [ CrossRef ] Google Scholar ]
  • Fujita K, Seike T, Yutsudo N, Ohno M, Yamada H, Yamaguchi H, Sakumi K, Yamakawa Y, Kido MA, Takaki A, Katafuchi T, Tanaka Y, Nakabeppu Y, Noda M. El hidrógeno en el agua potable reduce la pérdida neuronal dopaminérgica en el modelo de ratón 1-metil-4-fenil-1,2,3,6-tetrahidropiridina de la enfermedad de Parkinson. Más uno. 2009; 4 (9): e7247. doi: 10.1371 / journal.pone.0007247. Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] [ CrossRef ] Google Scholar ]
  • Nakao A, Toyoda Y, Sharma P, Evans M, Guthrie N. Eficacia del agua rica en hidrógeno en el estado antioxidante de sujetos con síndrome metabólico potencial: un estudio piloto abierto. J Clin Biochem Nutr. 2010; 46 (2): 140–9. doi: 10.3164 / jcbn.09-100. Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] [ CrossRef ] Google Scholar ]
  • Gu Y, Huang CS, Inoue T, Yamashita T, Ishida T, Kang KM, Nakao A. Beber agua con hidrógeno mejoró el deterioro cognitivo en ratones acelerados por la senescencia. J Clin Biochem Nutr. 2010;46 (3): 269–76. doi: 10.3164 / jcbn.10-19. Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] [ CrossRef ] Google Scholar ]
  • Ohsawa I, Nishimaki K, Yamagata K, Ishikawa M, Ohta S. El consumo de agua de hidrógeno previene la aterosclerosis en ratones knockout de apolipoproteína E. Biochem Biophys Res Commun. 2008; 377 (4): 1195–8. doi: 10.1016 / j.bbrc.2008.10.156. PubMed ] [ CrossRef ] Google Scholar ]
  • Kajiyama S, Hasegawa G, Asano M, Hosoda H, Fukui M, Nakamura N, Kitawaki J, Imai S, Nakano K, Ohta M, Adachi T, Obayashi H, Yoshikawa T. La suplementación de agua rica en hidrógeno mejora el metabolismo de los lípidos y la glucosa en pacientes con diabetes tipo 2 o intolerancia a la glucosa. Nutr Res. 2008; 28 (3): 137–43. doi: 10.1016 / j.nutres.2008.01.008. PubMed ] [ CrossRefGoogle Scholar ]
  • Aaronson NK, Ahmedzai S, Bergman B, Bullinger M, Cull A, Duez NJ, Filiberti A, Flechtner H, Fleishman SB, de Haes JC. et al. La Organización Europea para la Investigación y el Tratamiento del Cáncer QLQ-C30: un instrumento de calidad de vida para su uso en ensayos clínicos internacionales en oncología. J Natl Cancer Inst. 1993; 85 (5): 365–76. doi: 10.1093 / jnci / 85.5.365. PubMed ] [ CrossRef ] Google Scholar ]
  • Ezaki S, Suzuki K, Kurishima C, Miura M, Weilin W, Hoshi R, Tanitsu S, Tomita Y, Takayama C, Wada M, Kondo T, Tamura M. La reanimación de lactantes prematuros con oxígeno reducido produce menos estrés oxidativo que la reanimación con 100% de oxígeno. J Clin Biochem Nutr.2009; 44 (1): 111–8. doi: 10.3164 / jcbn.08-221. Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] [ CrossRefGoogle Scholar ]
  • Kwon JH, Bae SH, Kim JY, Choi BO, Jang HS, Jang JW, Choi JY, Yoon SK, Chung KW. Efecto a largo plazo de la radioterapia estereotáctica corporal para el carcinoma hepatocelular primario no elegible para terapia de ablación local o resección quirúrgica. Radioterapia estereotáctica para el cáncer de hígado. BMC Cancer. 2010; 10 : 475. doi: 10.1186 / 1471-2407-10-475.Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] [ CrossRef ] Google Scholar ]
  • Nakashima-Kamimura N, Mori T, Ohsawa I, Asoh S, Ohta S. El hidrógeno molecular alivia la nefrotoxicidad inducida por un medicamento contra el cáncer cisplatino sin comprometer la actividad antitumoral en ratones. Cancer Chemother Pharmacol. 2009; 64 (4): 753–61. doi: 10.1007 / s00280-008-0924-2. PubMed ] [ CrossRef ] Google Scholar ]
  • Sato Y, Kajiyama S, Amano A, Kondo Y, Sasaki T, Handa S, Takahashi R, Fukui M, Hasegawa G, Nakamura N, Fujinawa H, Mori T, Ohta M, Obayashi H, Maruyama N, Ishigami A. Hidrógeno- El agua pura y rica previene la formación de superóxido en las rodajas cerebrales de ratones con SMP30 / GNL sin vitamina C empobrecidos. Biochem Biophys Res Commun. 2008; 375 (3): 346–50. doi: 10.1016 / j.bbrc.2008.08.020. PubMed ] [ CrossRef ] Google Scholar ]
  • Cardenal JS, Zhan J, Wang Y, Sugimoto R, Tsung A, McCurry KR, Billiar TR, Nakao A. La administración oral de agua de hidrógeno previene la nefropatía crónica por aloinjerto en el trasplante renal de rata. Riñón Int. 2009; 77 (2): 101–9. PubMed ] Google Scholar ]
  • Vijayalaxmi, Reiter RJ, Tan DX, Herman TS, Thomas CR Jr. Melatonina como agente radioprotector: una revisión. Int J Radiat Oncol Biol Phys. 2004; 59 (3): 639-53. doi: 10.1016 / j.ijrobp.2004.02.006. PubMed ] [ CrossRef ] Google Scholar ]
  • Chitra S, Shyamala Devi CS. Efectos de la radiación y el alfa-tocoferol sobre el flujo de saliva, la actividad de la amilasa, los niveles de proteínas y electrolitos totales en el cáncer de cavidad oral.Indian J Dent Res. 2008; 19 (3): 213–8. doi: 10.4103 / 0970-9290.42953. PubMed ] [ CrossRef ] Google Scholar ]
  • Sanchiz F, Milla A, Artola N, Julia JC, Moya LM, Pedro A, Vila A. Prevención de la cistitis radioinducida por orgoteína: un estudio aleatorizado. Anticancer Res. 1996; 16 (4A): 2025–8. PubMed ] Google Scholar ]
  • Misirlioglu CH, Demirkasimoglu T, Kucukplakci B, Sanri E, Altundag K.Pentoxifilina y alfa-tocoferol en la prevención de la toxicidad pulmonar inducida por radiación en pacientes con cáncer de pulmón. Med Oncol. 2007; 24 (3): 308–11. doi: 10.1007 / s12032-007-0006-z. PubMed ] [ CrossRef ] Google Scholar ]
  • Xavier S, Yamada K, Samuni AM, Samuni A, DeGraff W, Krishna MC, Mitchell JB. Protección diferencial por nitróxidos e hidroxilaminas al daño oxidativo inducido por radiación y catalizado por iones metálicos. Biochim Biophys Acta. 2002; 1573 (2): 109-20. PubMed ] Google Scholar ]
  • Prasad KN, Cole WC, Kumar B, Che Prasad K. Pros y contras del uso de antioxidantes durante la radioterapia. Cancer Treat Rev. 2002; 28 (2): 79–91. doi: 10.1053 / ctrv.2002.0260. PubMed ] [ CrossRef ] Google Scholar ]
  • Ladas EJ, Jacobson JS, Kennedy DD, Teel K, Fleischauer A, Kelly KM. Antioxidantes y terapia contra el cáncer: una revisión sistemática. J Clin Oncol. 2004; 22 (3): 517–28. PubMed ] Google Scholar ]
  • Bairati I, Meyer F, Gelinas M, Fortin A, Nabid A, Brochet F, Mercier JP, Tetu B, Harel F, Abdous B, Vigneault E, Vass S, Del Vecchio P, Roy J. Ensayo aleatorio de vitaminas antioxidantes para prevenir Efectos adversos agudos de la radioterapia en pacientes con cáncer de cabeza y cuello. J Clin Oncol.2005; 23 (24): 5805-13. doi: 10.1200 / JCO.2005.05.514. PubMed ] [ CrossRef ] Google Scholar ]
  • Meyer F, Bairati I, Fortin A, Gelinas M, Nabid A, Brochet F, Tetu B. Interacción entre la suplementación con vitaminas antioxidantes y el tabaquismo durante la radioterapia en relación con los efectos a largo plazo sobre la recurrencia y la mortalidad: un ensayo aleatorio entre la cabeza y pacientes con cáncer de cuello. Int J Cancer. 2008; 122 (7): 1679–83. PubMed ] Google Scholar ]
  • Qian L, Cao F, Cui J, Huang Y, Zhou X, Liu S, Cai J. Efecto radioprotector del hidrógeno en células cultivadas y ratones. Res radicales libres. 2010; 44 (3): 275–82. doi: 10.3109 / 10715760903468758.PubMed ] [ CrossRef ] Google Scholar ]

Los artículos de Medical Gas Research se proporcionan aquí por cortesía de Wolters Kluwer – Medknow Publications

Efecto protector del agua rica en hidrógeno en la función hepática de pacientes con cáncer colorrectal tratados con quimioterapia mFOLFOX6

Efecto protector del agua rica en hidrógeno en la función hepática de pacientes con cáncer colorrectal tratados con quimioterapia mFOLFOX6.

Yang Q 1 , Ji G 1 , Pan R 1 , Zhao Y 2 , Yan P 3 .

1Departamento de Oncología, Hospital Provincial de Tandhan de Shandong, Taian, Shandong 271000, PR China.
2Departamento de Patología, Universidad de Medicina de Taishan, Taian, Shandong 271000, PR China.
3Departamento de Oncología, Hospital Central de Jinan Afiliado a la Universidad de Shandong, Jinan, Shandong 250013, PR China.

Resumen

El presente estudio se realizó para investigar el efecto protector del agua rica en hidrógeno en la función hepática de pacientes con cáncer colorrectal (CCR) tratados con quimioterapia con mFOLFOX6. Se diseñó un ensayo clínico controlado, aleatorizado, simple ciego. Un total de 152 pacientes con CCR fueron reclutados por el Departamento de Oncología del Hospital de Taishan (Taian, China) entre junio de 2010 y febrero de 2016, entre los cuales 146 cumplieron con los criterios de inclusión. Posteriormente, 144 pacientes fueron asignados al azar a los grupos de tratamiento (n = 80) y placebo (n = 64). Al final del estudio, 76 pacientes en el grupo de tratamiento de hidrógeno y 60 pacientes en el grupo de placebo fueron incluidos en el análisis final. Se observaron los cambios en la función hepática después de la quimioterapia, como niveles alterados de alanina aminotransferasa (ALT), aspartato transaminasa (AST), fosfatasa alcalina, bilirrubina indirecta (IBIL) y bilirrubina directa. Los efectos dañinos de la quimioterapia mFOLFOX6 en la función hepática estuvieron representados principalmente por el aumento de los niveles de ALT, AST e IBIL. El grupo de agua rica en hidrógeno no mostró diferencias significativas en la función hepática antes y después del tratamiento, mientras que el grupo placebo exhibió niveles significativamente elevados de ALT, AST e IBIL. Por lo tanto, el agua rica en hidrógeno pareció aliviar la lesión hepática relacionada con mFOLFOX6.

Los ionizadores de agua AlkaViva H2
todos los generadores de agua de hidrógeno

 Noviembre de 2017; 7 (5): 891-896. doi: 10.3892 / mco.2017.1409. Epub 2017 Sep 1.

PMID:29142752
PMCID:PMC5666661
DOI:10.3892 / mco.2017.1409

 

Agua rica en hidrógeno para mejorar el estado de ánimo, la ansiedad y la función nerviosa autónoma en la vida diaria

Agua rica en hidrógeno para mejorar el estado de ánimo, la ansiedad y la función nerviosa autónoma en la vida diaria.

Kei Mizuno , 1-, 5 Akihiro T. Sasaki , 1-, 3, 6 Kyoko Ebisu , 1, 3 Kanako Tajima , 2, 3 Osami Kajimoto , 1, 5Junzo Nojima , 7 Hirohiko Kuratsune , 8 Hiroshi Hori , 1-, 3 y Yasuyoshi Watanabe , MD, Ph.D. 1-, 4, 6, *

Resumen

La salud y una vida vibrante son buscadas por todos. Para mejorar la calidad de vida (QOL), mantener un estado saludable y prevenir diversas enfermedades, las evaluaciones de los efectos de los factores que potencialmente aumentan la QOL son importantes. El estrés oxidativo crónico y la inflamación causan deterioros en la función del sistema nervioso central, lo que lleva a una baja calidad de vida. En individuos sanos, el envejecimiento, el estrés laboral y la carga cognitiva durante varias horas también inducen aumentos en el estrés oxidativo, lo que sugiere que prevenir la acumulación de estrés oxidativo causado por el estrés diario y el trabajo diario contribuye a mantener la calidad de vida y a mejorar los efectos del envejecimiento. El hidrógeno tiene actividad antioxidante y puede prevenir la inflamación y, por lo tanto, puede contribuir a mejorar la calidad de vida. El presente estudio tuvo como objetivo investigar los efectos de beber agua rica en hidrógeno (HRW) en la calidad de vida de los voluntarios adultos mediante pruebas psicofisiológicas, incluidos cuestionarios y pruebas de la función nerviosa autónoma y la función cognitiva.En este estudio doble ciego, controlado con placebo con un diseño cruzado bidireccional, 26 voluntarios (13 mujeres, 13 hombres; edad media, 34,4 ± 9,9 años) fueron asignados al azar a un grupo de agua hidrógenada HRW oral administrado (600 ml / día) o agua placebo (PLW, 600 ml / día) durante 4 semanas. Las relaciones de cambio (postratamiento / pretratamiento) para la puntuación K6 y la actividad nerviosa simpática durante el estado de reposo fueron significativamente más bajas después de la administración de agua hidrógenada HRW que después de la administración de PLW. Estos resultados sugieren que agua hidrógenada  HRW puede reforzar la calidad de vida a través de efectos que aumentan las funciones del sistema nervioso central que involucran el estado de ánimo, la ansiedad y la función nerviosa autónoma.

Introducción

La salud y una vida vibrante son muy anheladas por todos. Para mejorar la calidad de vida (QOL), mantener un estado saludable y prevenir la aparición de diversas enfermedades, es importante evaluar los efectos intervencionistas para mejorar la QOL. La alta tasa metabólica del cerebro da como resultado la generación de cantidades desproporcionadas de especies reactivas de oxígeno y nitrógeno, lo que lleva a un mayor estrés oxidativo. 1 El aumento del estrés oxidativo y la peroxidación lipídica inician una cascada de señales proinflamatorias que conducen a la inflamación. Se ha sugerido que la homeostasis alterada de la oxidación, la inflamación y la agregación de proteínas contribuyen a la muerte de las neuronas, lo que está directamente relacionado con el deterioro en varios dominios cognitivos. Como tal, el estrés oxidativo crónico y la inflamación pueden causar deterioros en la función del sistema nervioso central, lo que lleva a reducciones en la calidad de vida. El hidrógeno tiene actividad antioxidante y puede prevenir la inflamación. 2 , 3 , 4 La distribución de hidrógeno en todo el cerebro y el cuerpo indica acciones tanto en el sistema nervioso central como en el periférico. Estudios clínicos previos han demostrado que el agua rica en hidrógeno (HRW) reduce las concentraciones de marcadores de estrés oxidativo en pacientes con síndrome metabólico, 5 , 6 mejora el metabolismo de lípidos y glucosa en pacientes con diabetes tipo 2, 7mejora la disfunción mitocondrial en pacientes con miopatías mitocondriales y reduce los procesos inflamatorios en pacientes con polimiositis / dermatomiositis. 8 En otro estudio, la disminución de la función muscular inducida por el ejercicio entre los atletas de élite también mejoró al administrar agua hidrógenada HRW. 9Aunque tales hallazgos sugieren que agua hidrógenada HRW puede ayudar a aliviar los síntomas de varias enfermedades y aumentar el rendimiento físico de los atletas, los efectos de la ingestión prolongada de agua hidrógenada HRW en la calidad de vida de los individuos en la población general siguen siendo desconocidos.

Algunos informes han demostrado que el estrés oxidativo está asociado con la calidad de vida en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica y cáncer cervical. 10 , 11 Durante el tratamiento oncológico entre pacientes con cáncer cervical, se encontró que la suplementación con antioxidantes es efectiva para mejorar la calidad de vida. 11 Además, Kang et al. 12 informaron que el tratamiento con agua hidrógenada  HRW para pacientes que reciben radioterapia para tumores hepáticos disminuyó el estrés oxidativo y mejoró la calidad de vida. Aunque la asociación entre el estrés oxidativo y la calidad de vida en individuos sanos todavía no está clara, el envejecimiento, el estrés laboral y la carga cognitiva en el transcurso de varias horas en individuos sanos también inducen aumentos en el estrés oxidativo 13 , 14 , 15 , 16. sugiriendo que la prevención de la acumulación de estrés oxidativo causado por el estrés diario y el trabajo diario puede contribuir al mantenimiento de la calidad de vida y la mejora de los efectos del envejecimiento. Por lo tanto, se puede esperar que la ingesta continua de agua hidrógenada  HRW reduzca la acumulación de estrés oxidativo, lo que ayuda a prevenir la disminución de la calidad de vida.

El objetivo del presente estudio fue investigar los efectos de beber 600 ml de agua hidrógenada  HRW por día durante 4 semanas en la calidad de vida de los voluntarios adultos que utilizan cuestionarios para dormir, fatiga, estado de ánimo, ansiedad y depresión, una prueba de función autónoma y un mayor prueba de función cognitiva

objetos y métodos

Asignaturas

Treinta y un voluntarios adultos entre 20 y 49 años participaron en este estudio doble ciego, aleatorizado, controlado con placebo con un diseño cruzado de dos vías. Criterios de exclusión comprendidos: antecedentes de enfermedad crónica; medicación crónica o uso de vitaminas suplementarias; empleo en turnos de trabajo; el embarazo; índice de masa corporal ≤ 17 o ≥ 29 kg / m 2 ; alergia a la comida; historia de fumar; o antecedentes de consumo excesivo de alcohol (≥ 60 g / día). Los trabajadores por turnos fueron excluidos porque el agua se administró en el desayuno y la cena, cuyos horarios son irregulares entre los trabajadores por turnos. Además, las condiciones mentales y físicas de los trabajadores por turnos pueden verse muy afectadas por el horario de turnos de los 2 días anteriores, lo que puede afectar los resultados obtenidos de los cuestionarios utilizados en este estudio. Antes de cada experimento, se les pidió a los participantes que se abstuvieran de beber alcohol, ya que beber cantidades excesivas de alcohol conlleva riesgos significativos de fluctuaciones en la condición física. Todos los experimentos se llevaron a cabo de conformidad con la legislación nacional y el Código de Principios Éticos para la Investigación Médica que involucra a sujetos humanos de la Asociación Médica Mundial (la Declaración de Helsinki ) y se registraron en el Registro de Ensayos Clínicos de la UMIN (No. UMIN000022382). El protocolo de estudio fue aprobado por el Comité de Ética del Centro de Innovación en Ciencias de la Salud de la Universidad de Osaka City (OCU-CHSI-IRB No. 4), y todos los participantes dieron su consentimiento informado por escrito para participar en el estudio.

Diseño del estudio

Utilizamos un estudio doble ciego, controlado con placebo con un diseño cruzado de dos vías, como se resume en la Figura 1 . Después de la admisión al estudio, los participantes fueron asignados al azar a doble ciego para recibir agua hidrógenada HRW en una bolsa de aluminio (0.8-1.2 ppm de hidrógeno, 300 ml / bolsa; Melodian Corporation, Yao, Japón) o agua placebo (PLW), lo que representa agua mineral de la misma fuente ( es decir , los mismos componentes sin hidrógeno) en una bolsa de aluminio (0 ppm de hidrógeno, 300 ml / bolsa; Melodian Corporation) dos veces al día durante 4 semanas. Quince participantes recibieron PLWfirst, y luego agua hidrógenada HRW. A los 16 participantes restantes se les administró agua hidrógenada HRW primero y luego PLW. Los participantes consumieron agua en 5 minutos dos veces al día, en el desayuno y la cena en su hogar, y confirmaron la ingesta de agua en el desayuno y la cena en un diario durante 4 semanas. Evaluamos la tasa de ingesta de agua comprobando el diario diario cada 4 semanas, en el  y  día experimental. Ningún participante informó ninguna diferencia de sabor entre agua hidrógenada HRW y PLW. Estudios anteriores han reportado efectos intervencionistas de la administración de agua hidrógenada HRW a humanos a concentraciones de hidrógeno inferiores a 1.3 ppm. 5 , 12 Por lo tanto, utilizamos una concentración similar de 0,8-1,2 ppm en el presente estudio. Se proporcionaron volúmenes absolutos (600 ml) de agua hidrógenada HRW y PLW a los participantes en lugar de un volumen proporcional a la masa corporal, según los resultados informados previamente. 5 , 6 , 7 , 12 La duración de la suplementación se estableció en base a hallazgos previos con la administración de agua hidrógenada HRW durante 2 a 8 semanas. 5 , 12 , 17 Se proporcionó un período de lavado de 4 semanas entre las administraciones de agua hidrógenada HRW y PLW en base a un estudio previo. 8 El día antes de comenzar cada experimento, se les dijo a los participantes que terminaran la cena antes de las 21:00, y se les pidió que ayunaran durante la noche para evitar cualquier influencia de la dieta en las concentraciones de los parámetros medidos (marcadores de inflamación y estrés oxidativo) en las muestras de sangre. A las 09:00 del día siguiente, los participantes completaron los cuestionarios después de confirmar que se habían abstenido de beber alcohol, habían terminado la cena a las 21:00 y habían ayunado durante la noche. La función nerviosa autónoma se midió a las 09:30. La prueba de función cognitiva se realizó a las 09:45. Se recogieron muestras de sangre a las 10:00. Estas mediciones se realizaron un total de cuatro veces para cada participante, antes (pre) y después (post) de cada uno de los dos períodos de administración de 4 semanas. A partir de las 24 horas (el día anterior al día de la visita) antes de cada visita para las mediciones, se les dijo a los participantes que se abstuvieran de beber alcohol o realizar actividad física extenuante y que siguieran sus dietas normales, hábitos de bebida y horas de sueño. Durante los períodos de administración de PLW o agua hidrógenada HRW de 4 semanas, se midió la actividad diaria durante el día (cantidad de esfuerzo físico) de los participantes utilizando un podómetro y los participantes mantuvieron un diario para registrar el volumen de bebida y los tiempos de ingesta de PLW o agua hidrógenada HRW, condición física ( p . Ej . , dolor, lasitud y quejas indefinidas), horas de sueño, etc.

Un archivo externo que contiene una imagen, ilustración, etc. El nombre del objeto es MGR-7-247-g001.jpg

Curso temporal de los experimentos.

Nota: Los participantes fueron divididos aleatoriamente en dos grupos de estudio. El experimento consistió en 4 semanas de administración de agua rica en hidrógeno (HRW) o administración de agua placebo (PLW), un período de lavado de 4 semanas y luego otras 4 semanas de administración de PLW o administración de agua hidrógenada HRW.Antes (antes) y después (después) de cada período de administración de agua hidrógenada HRW o PLW, se obtuvieron mediciones subjetivas y objetivas de la calidad de vida, como resultados de sueño, estado de ánimo, ansiedad, sentimientos de depresión, función nerviosa autónoma y función cognitiva.

Cuestionario

La gravedad de la fatiga se midió utilizando la Escala de fatiga de Chalder (CFS) 18 y una versión modificada de la Escala de fatiga del Hospital Universitario de la Ciudad de Osaka. 19 El estado de ánimo y la ansiedad se evaluaron utilizando la escala K6. 20 Los síntomas de depresión se midieron utilizando la escala de depresión del Centro de Estudios Epidemiológicos. 21 Las puntuaciones de somnolencia general y somnolencia diurna se calcularon utilizando el Índice de calidad del sueño de Pittsburgh (PSQI) 22 y la Escala de somnolencia de Epworth, 23 respectivamente. La fiabilidad y validez de las versiones japonesas de estos cuestionarios han sido confirmadas. 19 , 24 , 25 , 26 , 27 , 28

Prueba de función autónoma

Los participantes se sometieron a electrocardiografía y fotofismografía simultáneas utilizando un sistema Vital Monitor 302 (Fatigue Science Laboratory, Osaka, Japón) mientras permanecían sentados en silencio con los ojos cerrados durante 3 minutos. Estos datos fueron analizados utilizando el software MemCalc (GMS, Tokio, Japón). Los análisis de frecuencia para la variación del intervalo RR de la electrocardiografía y una variación del intervalo como la segunda derivada de la fotopletismografía (pletismografía acelerada) se realizaron utilizando el método de entropía máxima, que es capaz de estimar la densidad del espectro de potencia a partir de datos de series de tiempo cortas, y es adecuado para examinar cambios en la variabilidad de la frecuencia cardíaca en diferentes condiciones de corta duración.29 , 30 La resolución del espectro de potencia fue de 600 Hz. Para los análisis de frecuencia, la potencia del componente de baja frecuencia (LF) se calculó como la potencia dentro de un rango de frecuencia de 0.04–0.15 Hz, y la potencia del componente de alta frecuencia (HF) se calculó como la que está dentro de un rango de frecuencia de 0.15–0.4 Hz. La IC está mediada vagalmente 31 , 32 , 33 , mientras que la LF se origina a partir de una variedad de mecanismos simpáticos y vagales. 30 , 34 Algunos artículos de revisión 35 , 36 , 37 mencionaron que la LF refleja la actividad del nervio simpático y se usa como marcador de la actividad del nervio simpático en los artículos originales. Antes de que se realizara la prueba de la función nerviosa autónoma durante 3 minutos, se realizó una prueba práctica durante un período de 1 minuto, de acuerdo con estudios previos. 38 , 39 , 40 La fiabilidad de estas pruebas ha sido confirmada. 41 , 42

Prueba de función cognitiva

Dado que estudios previos han revelado que una tarea de atención cambiante es útil para evaluar el rendimiento reducido en condiciones de fatiga, 43 , 44 , 45 usamos la tarea E de la prueba avanzada de creación de senderos modificada (mATMT) como una tarea de atención cambiante para evaluar la función ejecutiva. 46 , 47 Los círculos con números (del 1 al 13) o kana (fonogramas japoneses, 12 letras diferentes) se mostraban en ubicaciones aleatorias en una pantalla, y los participantes debían usar un mouse de computadora para tocar alternativamente los números y kana; Por lo tanto, esta tarea requería cambiar la atención. Cuando los participantes tocaban un círculo objetivo, permanecía en la misma posición, pero su color cambiaba de negro a amarillo. Los participantes recibieron instrucciones de realizar la tarea de la manera más rápida y correcta posible, y la realizaron continuamente durante 5 minutos. Evaluamos tres índices de rendimiento de la tarea: el recuento total de respuestas correctas (número de letras y números tocados correctamente); el recuento total de errores (número de números y letras tocados incorrectamente);y la respuesta motivacional (tiempo de reacción de una prueba terminada a la siguiente prueba). Según nuestro estudio anterior, 47 antes de que los participantes realizaran la tarea E del mATMT en cada día experimental, practicaron durante un período de 1 minuto. La fiabilidad de esta prueba ha sido confirmada.43 , 44

Análisis de muestras de sangre.

Se recogieron muestras de sangre de la vena braquial. La cantidad de sangre muestreada fue de 13 ml por día experimental. Por lo tanto, recolectamos muestras de sangre en cuatro ocasiones (una vez por día experimental) en el estudio. Las muestras de sangre para análisis de suero se centrifugaron a 1.470 × gdurante 5 minutos a 4 ° C. La concentración de proteína C reactiva de alta sensibilidad (hs-CRP) en cada muestra de suero se evaluó mediante inmunonefelometría mejorada con partículas usando un analizador BNII (BN II ProSpec; Siemens, Munich, Alemania). La actividad oxidativa en cada muestra de suero se evaluó con la prueba de compuestos derivados de metabolitos de oxígeno reactivos (d-ROM) (Diacron International, Grosseto, Italia), mientras que la actividad antioxidante se midió con la prueba de potencial biológico antioxidante (BAP) ( Diacron International) utilizando un analizador automático JCABM1650 (JEOL, Tokio, Japón). 48 Las concentraciones de ROM se expresan en unidades Carratelli (1 CARR U = 0.08 mg de peróxido de hidrógeno / dL). 49 El índice de estrés oxidativo (OSI) se calculó utilizando la siguiente fórmula: OSI = C × (d-ROM / BAP), donde C denota un coeficiente de estandarización para establecer la OSI media en individuos sanos en 1.0 (C = 8.85). 45 Todos los sobrenadantes se almacenaron a -80 ° C hasta su análisis. Los ensayos para hs-CRP se realizaron en LSI Medience Corporation (Tokio, Japón) y los de suero d-ROM y BAP se realizaron en la Facultad de Medicina de la Universidad de Yamaguchi.

Actividad diaria durante el día y diario

La actividad diaria durante el día, que representa el gasto de calorías y la cantidad de actividad física (METs × tiempo) se registró utilizando un podómetro Active style Pro HJA-350IT (OMRON, Kyoto, Japón). Se mantuvo un diario durante 4 semanas e incluyó información sobre la fatiga (basada en una escala analógica visual desde 0, que representa “sin fatiga”, hasta 100, que representa “agotamiento total”) justo después de despertarse y antes de acostarse, a la hora de dormir, condición física (1, buena; 2, normal; o 3, mala) y eventos especiales (si el día fue diferente de un día normal: 1, no; o 2, sí). Verificamos cuidadosamente el diario cada cuatro semanas, en el  ,  y  día experimental.

Análisis estadístico

Primero, probamos la normalidad (distribuciones paramétricas o no paramétricas) de cada parámetro medido utilizando la prueba de Kolmogorov-Smirnov. Los valores se presentan como la media ± desviación estándar o la mediana y el rango intercuartil en función de los resultados de la prueba de Kolmogorov-Smirnov. La prueba de rango con signo de Wilcoxon para parámetros no paramétricos y la prueba t pareada para las diferencias entre las administraciones agua hidrógenada HRW y PLW después de un análisis de varianza de medición repetida bidireccional para parámetros paramétricos. Si se observaron cambios significativos por las comparaciones dentro de cada condición (pre vs. Post-HRW; pre vs. Post-PLW) o entre los valores posteriores al tratamiento (post-HRW vs. Post-PLW), entonces comparamos las relaciones de cambio entre post-HRW / pre-HRW y post-PLW / pre-PLW utilizando la prueba de rango con signo de Wilcoxon o la prueba t pareada. Todos los valores de P fueron de dos colas, y aquellos menores de 0.05 fueron considerados estadísticamente significativos. Los análisis estadísticos se realizaron con el paquete estadístico IBM SPSS versión 20.0 (IBM, Armonk, NY, EE. UU.).

Resultados

Resultados generales

Durante el estudio, excluimos a cinco participantes de los análisis de datos debido a síntomas de fiebre del heno, uso prolongado de medicamentos debido a un resfriado, ingesta insuficiente de agua hidrógenada HRW o PLW (≥ 85%), o una frecuencia de eventos especiales ≤ 15% según lo registrado en el diario Por lo tanto, analizamos datos de un total de 26 participantes (13 mujeres, 13 hombres; edad media, 34,4 ± 9,9 años; índice de masa corporal promedio, 21,5 ± 2,6 kg / m 2 ). No se observaron efectos secundarios, de orden y de arrastre de las administraciones orales de agua hidrógenada HRW y PLW en ningún participante.

Resultados del cuestionario

Los resultados de los cuestionarios se resumen en la Tabla 1 . Ninguna puntuación del cuestionario al inicio del estudio (pre) mostró diferencias significativas entre los grupos de administración de agua hidrógenada  HRW y PLW. Con la administración de agua hidrógenada HRW, las puntuaciones para K6, CFS y PSQI disminuyeron significativamente después del período de administración de 4 semanas. Además, la relación de cambio (post / pre) para la puntuación K6 fue significativamente menor en el grupo de administración de agua hidrógenada HRW que en el grupo de administración de PLW ( Figura 2 ). No se observaron cambios significativos en ninguna otra puntuación del cuestionario (versión modificada de la Escala de fatiga del Hospital de la Universidad de la Ciudad de Osaka, la Escala de depresión del Centro de estudios epidemiológicos o la Escala de somnolencia de Epworth) después de la administración de agua hidrógenada HRW y no se observaron cambios significativos en ninguna de las puntuaciones después de la administración de PLW . Del mismo modo, estos puntajes no diferían significativamente entre agua hidrógenada  HRW y PLW después de la administración.

tabla 1

Cambios en los parámetros relacionados con la calidad de vida debido a la administración de agua rica en hidrógeno (HRW) o agua placebo (PLW)

Un archivo externo que contiene una imagen, ilustración, etc. El nombre del objeto es MGR-7-247-g002.jpg

Un archivo externo que contiene una imagen, ilustración, etc. El nombre del objeto es MGR-7-247-g003.jpg

Comparación de las relaciones de cambio (postratamiento / pretratamiento) para parámetros relacionados con la calidad de vida con la administración de agua rica en hidrógeno (HRW) o agua placebo (PLW) durante 4 semanas.

Nota: Cambie las relaciones para la puntuación K6 para el estado de ánimo (A) y la ansiedad y la potencia de componentes de baja frecuencia (LF) para la función nerviosa autónoma (B). P <0,05.

Resultados de la función autónoma.

Los resultados para la función nerviosa autónoma se resumen en la Tabla 1 . La relación LF, HF y LF / HF al inicio del estudio (pre) no difirió significativamente entre las administraciones agua hidrógenada  HRW y PLW, lo que indica una función nerviosa autónoma similar en los dos grupos antes de la ingesta de agua. Aunque la relación HF y LF / HF no se vio afectada significativamente por las administraciones de 4 semanas de agua hidrógenada HRW o PLW, LF después de la administración de agua hidrógenada HRW fue significativamente menor que la de la administración de PLW. La relación de cambio (post / pre) para LF también fue significativamente menor en el grupo de administración de agua hidrógenada HRW que en el grupo de administración de PLW ( Figura 2 ).

Resultados de la función cognitiva

Los resultados para la prueba de función cognitiva se muestran en la Tabla 1 . La respuesta motivacional y el recuento total de respuestas correctas y errores al inicio (pre) no difirieron significativamente entre las administraciones de agua hidrógenada HRW y PLW, lo que indica una función cognitiva similar entre los grupos antes de la ingesta de agua. La respuesta motivacional después de la administración de agua hidrógenada HRW fue significativamente más rápida que la anterior a la administración de HRW. La relación de cambio (post / pre) para la respuesta motivacional no fue significativamente diferente en el grupo de administración de agua hidrógenada HRW que en el grupo de administración de PLW. No se observaron diferencias significativas en la respuesta motivacional, recuentos totales de respuestas correctas o errores después de la administración de agua entre las condiciones administradas por agua hidrógenada HRW y PLW.

Resultados de muestras de sangre

No se observaron diferencias significativas en ningún parámetro sanguíneo (hs-CRP, d-ROM, BAP y OSI) antes de la administración de agua hidrógenada HRW o PLW ( Tabla 1 ), lo que indica la comparabilidad de los dos grupos antes de la ingesta de agua. Después de las administraciones de agua hidrógenada HRW y PLW, nuevamente no encontramos diferencias significativas en estos parámetros sanguíneos.

Actividad diaria diurna y resultados diarios diarios

El gasto diario de calorías y la cantidad de actividad física durante los períodos de administración de 4 semanas no difirieron significativamente entre las condiciones de administración de agua hidrógenada HRW y PLW ( Tabla 2 ). Del mismo modo, las puntuaciones de la escala analógica visual para la fatiga justo después de despertarse y antes de acostarse, los tiempos de sueño, la condición física y los recuentos de eventos especiales fueron comparables entre las condiciones de administración de agua hidrógenada HRW y PLW ( Tabla 2 ), lo que indica que los hábitos de vida se controlaron con éxito durante el período experimental. en los dos grupos

Tabla 2

Actividad diaria durante el día y datos registrados en el diario durante el período de administración de agua rica en hidrógeno (HRW) o agua placebo (PLW) (4 semanas)

Un archivo externo que contiene una imagen, ilustración, etc. El nombre del objeto es MGR-7-247-g004.jpg

Discusión

Los hallazgos actuales sugieren que la administración de agua hidrógenada  HRW durante 4 semanas puede haber mejorado la calidad de vida de los voluntarios adultos en términos de un mejor estado de ánimo y ansiedad y una menor actividad del sistema nervioso simpático en reposo.

En términos de asociaciones entre el hidrógeno y el sistema nervioso central, un informe de Ohsawa et al. 4fue el primero en demostrar que el hidrógeno molecular actúa, al menos en parte, como un antioxidante, ya que se une a los iones hidroxilo producidos en las lesiones del sistema nervioso central. Estudios anteriores han propuesto que la administración de agua hidrógenada HRW tiene efectos neuroprotectores 50 y efectos antienvejecimiento sobre el daño oxidativo periodontal en ratas sanas y envejecidas. 51 En un modelo de rata de la enfermedad de Alzheimer, la solución salina rica en hidrógeno previno la neuroinflamación y el estrés oxidativo, y mejoró la función de la memoria. 52 En términos de la asociación entre HRW y QOL, solo un estudio informó que la administración de HRW durante 6 semanas mejoró los puntajes de QOL en pacientes tratados con radioterapia para tumores hepáticos. 12 Aunque no se han acumulado informes sobre los efectos de la administración de HRW en poblaciones sanas, el estrés laboral 14 , 15 y la fatiga aguda causada por la carga mental y física durante varias horas 16 , 53 han demostrado que aumentan el estrés oxidativo. En cuanto a la fatiga física, para aliviar la fatiga física aguda en voluntarios sanos sin incluir a los atletas, hemos demostrado previamente que el tratamiento con suplementos antioxidantes es efectivo. 54 , 55 , 56 El presente estudio proporcionó nuevos hallazgos de que agua hidrógenada HRW afecta no solo la condición física sino también las condiciones mentales como el estado de ánimo, la ansiedad y la función nerviosa autónoma. Una de las ventajas de agua hidrógenada HRW es la capacidad de cruzar la barrera hematoencefálica, que ofrece un alto potencial para reducir el estrés oxidativo en el cerebro. Un estudio previo en ratas encontró que los niveles de malondialdehído, un marcador de estrés oxidativo, eran alrededor de 4.8 veces más altos en el cerebro que en la sangre (plasma). 57 Estos resultados sugieren que agua hidrógenada HRW puede ser eficaz para reducir el estrés oxidativo acumulado en el cerebro en la vida diaria, contribuyendo potencialmente al mantenimiento de la actividad del sistema nervioso central y evitando la disminución de la calidad de vida.

En el presente estudio, los niveles de ánimo y ansiedad mejoraron después de la administración de agua hidrógenada HRW.También se sabe que estas emociones negativas están involucradas en condiciones relacionadas con el estrés oxidativo; La fobia social, 58 , 59 depresión, 60 ansiedad, 61 , 62 y otros trastornos neuropsiquiátricos 63 se han asociado con un mayor estrés oxidativo. La neuroinflamación también está relacionada con la fatiga, el estado de ánimo, la ansiedad y el sueño. 64 , 65 , 66 , 67 En ratones mayores, la administración de agua hidrógenada HRW logró suprimir comportamientos similares a la depresión. 68 Estos hallazgos sugieren que la administración de agua hidrógenada HRW durante 4 semanas puede ser efectiva para controlar tales emociones negativas al reducir el estrés oxidativo y la inflamación del sistema nervioso central. La evidencia creciente sugiere que el estrés oxidativo y la inflamación en las neuronas están involucradas en las manifestaciones patológicas de muchos trastornos neurológicos y neuropsiquiátricos, por lo que la administración de agua hidrógenada HRW puede ayudar a aliviar los síntomas de estos trastornos. Un estudio anterior reveló que el estrés oxidativo del cerebro causa déficits cognitivos y motivacionales en un modelo de ratón de trastorno neuropsiquiátrico (esquizofrenia). 69 En el presente estudio, la respuesta motivacional de la prueba de función cognitiva mejoró por la ingesta prolongada de agua hidrógenada HRW, lo que sugiere que una reducción del estrés oxidativo en el cerebro por la ingesta de agua hidrógenada HRW puede aumentar el rendimiento motivacional de la tarea cognitiva.

Los estresores pueden mejorar la hiperactividad simpática, promover el estrés oxidativo y aumentar la producción de citocinas proinflamatorias. 70 , 71 , 72 La función nerviosa autónoma se asocia estrechamente con el estrés oxidativo y la inflamación. La atenuación de la actividad del sistema nervioso simpático durante el estado de reposo en voluntarios adultos, por lo tanto, puede ser el resultado de la disminución de la inflamación y el estrés oxidativo como efecto de la administración prolongada de agua hidrógenada HRW.Sin embargo, la falta de cambios en los marcadores de estrés oxidativo observados en el presente estudio después de la ingesta de agua hidrógenada HRW durante 4 semanas podría deberse a la baja gravedad del estrés oxidativo en los participantes. En realidad, las concentraciones séricas de d-ROM (307.1 ± 49.4 CARR U) y BAP (2.549 ± 194 µM) en el primer punto de medición en el presente estudio estuvieron dentro de los rangos normales basados ​​en los resultados de los d-ROM séricos (286.9 ± 100.2 CARR U ) y las concentraciones de BAP (2.541 ± 122 µM) medidas en 312 participantes sanos en nuestro estudio anterior. 48 Sin embargo, los niveles de estrés oxidativo fluctúan dependiendo de la carga de trabajo diaria y el estrés. Además, el estudio de ratas de García-Niño et al. 57 que encontraron niveles de malondialdehído alrededor de 4.8 veces más altos en el cerebro que en el plasma indican que el estrés oxidativo en el cerebro es más severo.La administración diaria de HRW durante 4 semanas puede contribuir a la atenuación y prevención del estrés oxidativo acumulativo en el cerebro. El estado de ánimo, la ansiedad y la función nerviosa autónoma podrían por lo tanto mejorar potencialmente. Aunque el rango de actividad del nervio simpático en el presente estudio se considera normal según nuestros estudios anteriores, 73 , 74 la actividad del nervio simpático también fluctúa dependiendo de la carga de trabajo diaria y el estrés. 35 Por lo tanto, una actividad nerviosa simpática más baja en estado de reposo puede contribuir a suprimir un aumento excesivo de la actividad nerviosa simpática después de la carga de trabajo diaria y el estrés.

Realizamos este estudio con un número limitado de participantes. Antes de que nuestros resultados puedan generalizarse, los estudios que involucran a un mayor número de participantes son esenciales.

Aunque examinamos principalmente los efectos de agua hidrógenada HRW en el sistema nervioso central, no evaluamos directamente la dinámica de la inflamación y la oxidación en el cerebro. Los estudios de neuroimagen con tomografía por emisión de positrones y resonancia magnética están en marcha en nuestro laboratorio para identificar los mecanismos subyacentes a los efectos de la ingesta de agua hidrógenada HRW en el sistema nervioso central que pueden mejorar la calidad de vida.

En conclusión, la administración de agua hidrógenada HRW durante 4 semanas en voluntarios adultos mejoró el estado de ánimo, la ansiedad y la función nerviosa autónoma, lo que sugiere que la administración de HRW puede ofrecer un método eficaz para reforzar la calidad de vida y mantener una buena salud. En otro estudio, trataremos de identificar los efectos de la administración de agua hidrógenada HRW en participantes con estrés continuo o fatiga crónica.

Expresiones de gratitud

Nos gustaría agradecer a la Sra. Mika Furusawa por su excelente asistencia técnica y Forte Science Communications por su ayuda editorial con este manuscrito.

Notas al pie

Conflictos de interés

Este trabajo fue presentado en la Sociedad Japonesa de Ciencia de la Fatiga, ciudad de Yamaguchi, Japón, el 16 de mayo de 2016. Yasuyoshi Watanabe recibió fondos para el presente estudio de Melodian Corporation. Los otros autores no tienen conflictos de intereses que declarar.

Ética de la investigación

Todos los experimentos se llevaron a cabo de conformidad con la legislación nacional y el Código de Principios Éticos para la Investigación Médica que involucra a sujetos humanos de la Asociación Médica Mundial (la Declaración de Helsinki ) y se registraron en el Registro de Ensayos Clínicos de la UMIN (UMIN000022382). El protocolo de estudio fue aprobado por el Comité de Ética del Centro de la Universidad de Osaka para la Innovación en Ciencias de la Salud (OCU-CHSI-IRB No. 4).

Declaración de consentimiento del participante

Los autores certifican que han obtenido todos los formularios de consentimiento de los participantes apropiados.En el formulario, los participantes han dado su consentimiento para que sus imágenes y otra información clínica sean reportadas en la revista. Los participantes entienden que sus nombres e iniciales no se publicarán y se harán los esfuerzos necesarios para ocultar su identidad, pero no se puede garantizar el anonimato.

Declaración de intercambio de datos

Los conjuntos de datos analizados durante el estudio actual están disponibles del autor correspondiente a solicitud razonable.

Control de plagio

Comprobado dos veces por iThenticate.

Revisión por pares

Revisado por pares externamente.

Revisores pares abiertos

Lei Huang, Universidad de Loma Linda, Estados Unidos; Qin Hu, Universidad de Shanghai Jiao Tong, China.

referencias

1. Starke RM, Chalouhi N, Ali MS, et al. El papel del estrés oxidativo en la formación y ruptura de aneurismas cerebrales. Curr Neurovasc Res. 2013; 10 : 247–255. Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] Google Scholar ]
2. Buchholz BM, Kaczorowski DJ, Sugimoto R, et al. La inhalación de hidrógeno mejora el estrés oxidativo en el trasplante inducido por lesión del injerto intestinal. Am J Transplant. 2008; 8 : 2015-2024. PubMed ] Google Scholar ]
3. Huang CS, Kawamura T, Toyoda Y, Nakao A. Avances recientes en la investigación del hidrógeno como gas médico terapéutico. Res radicales libres. 2010; 44 : 971–982. PubMed ] Google Scholar ]
4. Ohsawa I, Ishikawa M, Takahashi K, et al. El hidrógeno actúa como un antioxidante terapéutico al reducir selectivamente los radicales de oxígeno citotóxicos. Nat Med. 2007; 13 : 688-694. PubMed ] Google Scholar ]
5. Nakao A, Toyoda Y, Sharma P, Evans M, Guthrie N. Eficacia del agua rica en hidrógeno en el estado antioxidante de sujetos con síndrome metabólico potencial: un estudio piloto abierto. J Clin Biochem Nutr.2010; 46 : 140-149. Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] Google Scholar ]
6. Song G, Li M, Sang H, et al. El agua rica en hidrógeno disminuye los niveles séricos de colesterol LDL y mejora la función HDL en pacientes con posible síndrome metabólico. J Lipid Res. 2013; 54 : 1884-1893. Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] Google Scholar ]
7. Kajiyama S, Hasegawa G, Asano M, y col. La suplementación de agua rica en hidrógeno mejora el metabolismo de los lípidos y la glucosa en pacientes con diabetes tipo 2 o intolerancia a la glucosa. Nutr Res. 2008; 28 : 137-143. PubMed ] Google Scholar ]
8. Ito M, Ibi T, Sahashi K, Ichihara M, Ito M, Ohno K. Ensayo abierto y ensayo aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo, cruzado, de agua enriquecida con hidrógeno para miopatías mitocondriales e inflamatorias. Med Gas Res. 2011; 1 : 24. Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] Google Scholar ]
9. Aoki K, Nakao A, T Adachi, Matsui Y, Miyakawa S. Estudio piloto: Efectos de beber agua rica en hidrógeno en la fatiga muscular causada por el ejercicio agudo en atletas de élite. Med Gas Res. 2012; 2 : 12. Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] Google Scholar ]
10. Ben Moussa S, Rouatbi S, Ben Saad H. Marcadores de incapacidad, discapacidad y estrés oxidativo de fumadores masculinos con y sin EPOC. Respir Care. 2016; 61 : 668–679. PubMed ] Google Scholar ]
11. Fuchs-Tarlovsky V, Rivera MA, Altamirano KA, Lopez-Alvarenga JC, Ceballos-Reyes GM. La suplementación con antioxidantes tiene un efecto positivo sobre el estrés oxidativo y la toxicidad hematológica durante el tratamiento oncológico en pacientes con cáncer cervical. Apoyo a la atención del cáncer. 2013; 21 : 1359-1363. PubMed ] Google Scholar ]
12. Kang KM, Kang YN, Choi IB, et al. Efectos de beber agua rica en hidrógeno en la calidad de vida de los pacientes tratados con radioterapia para tumores hepáticos. Med Gas Res. 2011; 1 : 11.Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] Google Scholar ]
13. Inal ME, Kanbak G, Sunal E. Actividades enzimáticas antioxidantes y niveles de malondialdehído relacionados con el envejecimiento. Clin Chim Acta. 2001; 305 : 75–80. PubMed ] Google Scholar ]
14. Casado Á, Castellanos A, López-Fernández ME, et al. Determinación del estrés oxidativo y laboral en trabajadores de cuidados paliativos. Clin Chem Lab Med. 2011; 49 : 471–477. PubMed ] Google Scholar ]
15. Ishihara I, Nakano M, Ikushima M, et al. Efecto de las condiciones de trabajo y los entornos laborales en la formación de 8-OH-dG en enfermeras y trabajadoras no enfermeras. J UOEH. 2008; 30 : 293–308. PubMed ] Google Scholar ]
16. Fukuda S, Nojima J, Motoki Y, et al. Un biomarcador potencial para la fatiga: estrés oxidativo y actividad antioxidante. Biol Psychol. 2016; 118 : 88-93. PubMed ] Google Scholar ]
17. Ostojic SM, Dr. Stojanovic. El agua rica en hidrógeno afectó la alcalinidad de la sangre en hombres físicamente activos. Res Sports Med. 2014; 22 : 49-60. PubMed ] Google Scholar ]
18. Chalder T, Berelowitz G, Pawlikowska T, y col. Desarrollo de una escala de fatiga. J Psychosom Res.1993; 37 : 147-153. PubMed ] Google Scholar ]
19. Fukuda S, Takashima S, Iwase M, Yamaguchi K, Kuratsune H, Watanabe Y. Desarrollo y validación de una nueva escala de fatiga para sujetos fatigados con y sin síndrome de fatiga crónica. En: Watanabe Y, Evengård B, Natelson BH, Jason LA, Kuratsune H, editores. Ciencia de la fatiga para la salud humana.Nueva York: Springer; 2008. pp. 89-102. Google Scholar ]
20. Kessler RC, Andrews G, Colpe LJ, y col. Escalas de cribado cortas para controlar las prevalencias y tendencias de la población en trastornos psicológicos inespecíficos. Psychol Med. 2002; 32 : 959–976. PubMed ] Google Scholar ]
21. Radloff LS. La escala CES-D: una escala de depresión autoinformada para la investigación en la población general. Appl Psychol Meas. 1977; 1 : 385–401. Google Scholar ]
22. Buysse DJ, Reynolds CF, tercero, Monk TH, Berman SR, Kupfer DJ. El Pittsburgh Sleep Quality Index: un nuevo instrumento para la práctica e investigación psiquiátrica. Res Psiquiatría. 1989; 28 : 193–213. PubMed ] Google Scholar ]
23. Johns MW. Un nuevo método para medir la somnolencia diurna: la escala de somnolencia de Epworth. Dormir. 1991; 14 : 540-545. PubMed ] Google Scholar ]
24. Doi Y, Minowa M, Uchiyama M, et al. Evaluación psicométrica de la calidad subjetiva del sueño utilizando la versión japonesa del Índice de calidad del sueño de Pittsburgh (PSQI-J) en sujetos psiquiátricos desordenados y de control. Res Psiquiatría. 2000; 97 : 165-172. PubMed ] Google Scholar ]
25. Furukawa TA, Kawakami N, Saitoh M, et al. El rendimiento de la versión japonesa del K6 y K10 en la World Mental Health Survey Japan. Int J Métodos Psychiatr Res. 2008; 17 : 152-158. PubMed ] Google Scholar ]
26. Takegami M, Suzukamo Y, Wakita T, et al. Desarrollo de una versión japonesa de la Escala de somnolencia de Epworth (JESS) basada en la teoría de respuesta al ítem. Sleep Med. 2009; 10 : 556-565. PubMed ] Google Scholar ]
27. Tanaka M, Fukuda S, Mizuno K, et al. Fiabilidad y validez de la versión japonesa de la Escala de fatiga Chalder entre los jóvenes en Japón. Psychol Rep. 2008; 103 : 682-690. PubMed ] Google Scholar ]
28. Shima S, Shikano T, Kitamura T. Nuevas escalas de autoevaluación para la depresión. Clin Psychiatry. 1985; 27 : 717–723. Google Scholar ]
29. Kanaya N, Hirata N, Kurosawa S, Nakayama M, Namiki A. Efectos diferenciales de propofol y sevoflurano sobre la variabilidad de la frecuencia cardíaca. Anestesiología 2003; 98 : 34–40. PubMed ] Google Scholar ]
30. Takusagawa M, Komori S, Umetani K, et al. Alteraciones de la actividad nerviosa autónoma en la recurrencia de la angina variante. Corazón. 1999; 82 : 75-81. Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] Google Scholar ]
31. Akselrod S, Gordon D, Ubel FA, Shannon DC, Berger AC, Cohen RJ. Análisis del espectro de potencia de la fluctuación de la frecuencia cardíaca: una sonda cuantitativa de control cardiovascular latido a latido. Ciencia. 1981; 213 : 220-222. PubMed ] Google Scholar ]
32. Pomeranz B, Macaulay RJ, Caudill MA, et al. Evaluación de la función autónoma en humanos mediante análisis espectral de frecuencia cardíaca. Soy J Physiol. 1985; 248 : H151–153. PubMed ] Google Scholar ]
33. Malliani A, Pagani M, Lombardi F, Cerutti S. Regulación neural cardiovascular explorada en el dominio de la frecuencia. Circulación. 1991; 84 : 482–492. PubMed ] Google Scholar ]
34. Appel ML, Berger RD, Saul JP, Smith JM, Cohen RJ. Variabilidad latido a latido en variables cardiovasculares: ¿ruido o música? J Am Coll Cardiol. 1989; 14 : 1139-1148. PubMed ] Google Scholar ]
35. Tanaka M, Tajima S, Mizuno K, et al. Estudios fronterizos sobre fatiga, disfunción nerviosa autónoma y trastorno del ritmo del sueño. J Physiol Sci. 2015; 65 : 483–498. Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] Google Scholar ]
36. Montano N, Porta A, Cogliati C, et al. La variabilidad de la frecuencia cardíaca explorada en el dominio de la frecuencia: una herramienta para investigar el vínculo entre el corazón y el comportamiento. Neurosci Biobehav Rev. 2009; 33 : 71-80. PubMed ] Google Scholar ]
37. Perini R, Veicsteinas A. Variabilidad de la frecuencia cardíaca y actividad autónoma en reposo y durante el ejercicio en diversas condiciones fisiológicas. Eur J Appl Physiol. 2003; 90 : 317–325. PubMed ] Google Scholar ]
38. Tajima K, Tanaka M, Mizuno K, Okada N, Rokushima K, Watanabe Y. Efectos del baño en microburbujas en la recuperación de la fatiga mental moderada. Ergonomía IJE y HF. 2008; 30 : 134-145.Google Scholar ]
39. Mizuno K, Tanaka M, Tajima K, Okada N, Rokushima K, Watanabe Y. Efectos del baño de corrientes leves en la recuperación de la fatiga mental. Med Sci Monit. 2010; 16 : Cr8-14. PubMed ] Google Scholar ]
40. Mizuno K, Tanaka M, Yamaguti K, Kajimoto O, Kuratsune H, Watanabe Y. Fatiga mental causada por una carga cognitiva prolongada asociada con hiperactividad simpática. Behav Brain Funct. 2011; 7 : 17.Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] Google Scholar ]
41. Variabilidad de la frecuencia cardíaca: estándares de medición, interpretación fisiológica y uso clínico. Grupo de trabajo de la Sociedad Europea de Cardiología y la Sociedad Norteamericana de Estimulación y Electrofisiología. Circulación. 1996; 93 : 1043-1065. PubMed ] Google Scholar ]
42. Kume S, Nishimura Y, Mizuno K, et al. La música mejora los sentimientos subjetivos que conducen a la modulación nerviosa autónoma cardíaca: un estudio piloto. Frente Neurosci. 2017; 11 : 108.Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] Google Scholar ]
43. Kajimoto O. Desarrollo de un método de evaluación de la fatiga y sus impactos económicos. En: Watanabe Y, Evengård B, Natelson BH, Jason LA, Kuratsune H, editores. Ciencia de la fatiga para la salud humana. Nueva York: Springer; 2008. págs. 33–46. Google Scholar ]
44. Mizuno K, Watanabe Y. Deterioro neurocognitivo en el síndrome de fatiga crónica infantil. Frente Physiol. 2013; 4 : 87. Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] Google Scholar ]
45. Mizuno K, Tanaka M, Fukuda S, Imai-Matsumura K, Watanabe Y. Relación entre las funciones cognitivas y la prevalencia de fatiga en estudiantes de primaria y secundaria. Brain Dev. 2011; 33 : 470–479. PubMed ] Google Scholar ]
46. Kawatani J, Mizuno K, Shiraishi S, et al. Disfunción cognitiva y fatiga mental en el síndrome de fatiga crónica infantil: un estudio de seguimiento de 6 meses. Brain Dev. 2011; 33 : 832–841. PubMed ] Google Scholar ]
47. Mizuno K, Tanaka M, Fukuda S, Sasabe T, Imai-Matsumura K, Watanabe Y. Cambios en las funciones cognitivas de los estudiantes en el período de transición de la escuela primaria a la secundaria. Brain Dev.2011; 33 : 412-420. PubMed ] Google Scholar ]
48. Trotti R, Carratelli M, Barbieri M. Rendimiento y aplicación clínica de un método nuevo y rápido para la detección de hidroperóxidos en suero. Panminerva Med. 2002; 44 : 37-40. PubMed ] Google Scholar ]
49. Nojima J, Motoki Y, Tsuneoka H, ​​et al. El ‘índice de estrés de oxidación’ como posible marcador clínico para la evaluación del linfoma no Hodgkin. Fr. J Haematol. 2011; 155 : 528-530. PubMed ] Google Scholar ]
50. Li J, Wang C, Zhang JH, Cai JM, Cao YP, Sun XJ. La solución salina rica en hidrógeno mejora la función de memoria en un modelo de rata de la enfermedad de Alzheimer inducida por beta-amiloide mediante la reducción del estrés oxidativo. Brain Res. 2010; 1328 : 152-161. PubMed ] Google Scholar ]
51. Matsumoto A, Yamafuji M, Tachibana T, Nakabeppu Y, Noda M, Nakaya H. El ‘agua de hidrógeno’ oral induce la secreción neuroprotectora de grelina en ratones. Sci Rep. 2013; 3 : 3273.Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] Google Scholar ]
52. Tomofuji T, Kawabata Y, Kasuyama K, et al. Efectos del agua rica en hidrógeno sobre el envejecimiento de los tejidos periodontales en ratas. Sci Rep. 2014; 4 : 5534. Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] Google Scholar ]
53. Watanabe Y, Kuratsune H, Kajimoto O. Desmond Índices bioquímicos de fatiga para estrategias y productos antifatiga. En: Matthews G, Desmond PA, Neubauer C, Hancoc PA, editores. El manual de fatiga del operador. CRC Press; 2012. págs. 209–224. Google Scholar ]
54. Ataka S, Tanaka M, Nozaki S, et al. Efectos de Applephenon y ácido ascórbico en la fatiga física. Nutrición. 2007; 23 : 419–423. PubMed ] Google Scholar ]
55. Mizuno K, Tanaka M, Nozaki S, et al. Efectos antifatiga de la coenzima Q10 durante la fatiga física. Nutrición. 2008; 24 : 293–299. PubMed ] Google Scholar ]
56. Mizuma H, Tanaka M, Nozaki S, et al. La administración oral diaria de crocetina atenúa la fatiga física en humanos. Nutr Res. 2009; 29 : 145-150. PubMed ] Google Scholar ]
57. García-Niño WR, Zatarain-Barrón ZL, Hernández-Pando R, Vega-Garcia CC, Tapia E, Pedraza-Chaverri J. Marcadores de estrés oxidativo y análisis histológico en diversos órganos de ratas tratadas con una dosis hepatotóxica de Cr (VI ): efecto de la curcumina. Biol Trace Elem Res. 2015; 167 : 130-145. PubMed ] Google Scholar ]
58. Atmaca M, Tezcan E, Kuloglu M, Ustundag B, Tunckol H. Enzima antioxidante y valores de malondialdehído en la fobia social antes y después del tratamiento con citalopram. Eur Arch Psychiatry Clin Neurosci. 2004; 254 : 231–235. PubMed ] Google Scholar ]
59. Atmaca M, Kuloglu M, Tezcan E, Ustundag B. Enzima antioxidante y niveles de malondialdehído en pacientes con fobia social. Res Psiquiatría. 2008; 159 : 95–100. PubMed ] Google Scholar ]
60. Maurya PK, Noto C, Rizzo LB, y col. El papel del estrés oxidativo y nitrosativo en el envejecimiento acelerado y el trastorno depresivo mayor. Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry. 2016; 65 : 134-144. PubMed ] Google Scholar ]
61. Arranz L, Guayerbas N, De la Fuente M. Deterioro de varias funciones inmunes en mujeres ansiosas. J Psychosom Res. 2007; 62 : 1–8. PubMed ] Google Scholar ]
62. Bouayed J, Rammal H, Younos C, Soulimani R. Correlación positiva entre el estado oxidativo de los granulocitos de sangre periférica y el nivel de ansiedad en ratones. Eur J Pharmacol. 2007; 564 : 146–149. PubMed ] Google Scholar ]
63. Pandya CD, Howell KR, Pillai A. Antioxidantes como posibles agentes terapéuticos para los trastornos neuropsiquiátricos. Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry. 2013; 46 : 214–223.Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] Google Scholar ]
64. Nakatomi Y, Mizuno K, Ishii A, et al. Neuroinflamación en pacientes con síndrome de fatiga crónica / encefalomielitis mialgica: un (1) (1) estudio de PET C- (R) -PK11195. J Nucl Med. 2014; 55 : 945–950. PubMed ] Google Scholar ]
65. Castanon N, Luheshi G, Laye S. Papel de la neuroinflamación en las alteraciones emocionales y cognitivas que muestran los modelos animales de obesidad. Frente Neurosci. 2015; 9 : 229.Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] Google Scholar ]
66. Salim S, Chugh G, Asghar M. Inflamación en la ansiedad. Adv Protein Chem Struct Biol. 2012; 88 : 1–25. PubMed ] Google Scholar ]
67. Liu L, Mills PJ, Rissling M, y col. La fatiga y la calidad del sueño están asociadas con cambios en los marcadores inflamatorios en pacientes con cáncer de mama que reciben quimioterapia. Brain Behav Immun. 2012; 26 : 706–713. Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] Google Scholar ]
68. Tian Y, Guo S, Zhang Y, Xu Y, Zhao P, Zhao X. Efectos de la solución salina rica en hidrógeno en la disfunción cognitiva postoperatoria inducida por hepatectomía en ratones viejos. Mol Neurobiol. 2017; 54 : 2579-2584. PubMed ] Google Scholar ]
69. Johnson AW, Jaaro-Peled H, Shahani N, et al. Déficit cognitivo y motivacional junto con estrés oxidativo prefrontal en un modelo de ratón para enfermedad neuropsiquiátrica. Proc Natl Acad Sci Estados Unidos. 2013; 110 : 12462–12467. Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] Google Scholar ]
70. Bierhaus A, Wolf J, Andrassy M, et al. Un mecanismo que convierte el estrés psicosocial en activación de células mononucleares. Proc Natl Acad Sci Estados Unidos. 2003; 100 : 1920-1925.Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] Google Scholar ]
71. Epel ES, Blackburn EH, Lin J, et al. Acelerado acortamiento de los telómeros en respuesta al estrés de la vida. Proc Natl Acad Sci Estados Unidos. 2004; 101 : 17312-17315. Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] Google Scholar ]
72. Steptoe A, Hamer M, Chida Y. Los efectos del estrés psicológico agudo en los factores inflamatorios circulantes en humanos: una revisión y un metanálisis. Brain Behav Immun. 2007; 21 : 901–912. PubMedGoogle Scholar ]
73. Mizuno K, Tajima K, Watanabe Y, Kuratsune H. La fatiga se correlaciona con la disminución de la modulación del seno parasimpático inducida por un desafío cognitivo. Behav Brain Funct. 2014; 10 : 25.Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] Google Scholar ]
74. Yamaguti K, Tajima S, Kuratsune H. Disfunción autonómica en el síndrome de fatiga crónica. Adv Neuroinmune Biol. 2013; 4 : 281–289. Google Scholar ]

Los artículos de Medical Gas Research se proporcionan aquí por cortesía de Wolters Kluwer – Medknow Publications

Efectos del agua rica en hidrógeno en el ejercicio intermitente prolongado

FONDO:
Estudios recientes mostraron un efecto positivo de la ingesta de agua rica en hidrógeno / agua hidrógenata (HRW) en la homeostasis ácido-base en reposo. Investigamos 2 semanas de ingesta de HRW en agua rica en hidrógeno en el rendimiento repetido de sprint y el estado ácido-base durante el ejercicio prolongado de ciclismo intermitente.

MÉTODOS
En un protocolo cruzado simple ciego, 8 ciclistas varones entrenados (edad [media ± DE] 41 ± 7 años, masa corporal 72.3 ± 4.4 kg, altura 1.77 ± 0.04 m, consumo máximo de oxígeno [V̇O2max] 52.6 ± 4.4 mL · kg -1 · min-1) recibieron diariamente 2 litros de agua normal con placebo (PLA, pH 7.6, potencial de oxidación / reducción [ORP] +230 mV, contenido de hidrógeno libre 0 ppb) o agua rica en hidrógeno HRW / agua hidrógenata  (pH 9.8, ORP -180 mV, hidrógeno libre 450 ppb). Las pruebas se realizaron al inicio y después de cada período de 2 semanas de tratamiento. Los tratamientos fueron contrarrestados y la secuencia aleatoria. La prueba de ciclismo intermitente de 30 minutos consistió en 10 bloques de 3 minutos, cada uno compuesto por 90 segundos a 40% V̇O2max, 60 segundos a 60% V̇O2max, 16 segundos de sprint y 14 segundos de recuperación activa. La absorción de oxígeno (V̇O2), la frecuencia cardíaca y la producción de potencia se midieron durante toda la prueba, mientras que la producción de potencia media y máxima (PPO), el tiempo hasta la potencia máxima y el índice de fatiga (FI) se determinaron durante los sprints de 16 segundos. Las concentraciones de lactato, pH y bicarbonato (HCO3-) se determinaron en reposo y después de cada sprint en sangre obtenida por un catéter permanente de vena antecubital.

RESULTADOS
En el grupo de PLA, la PPO en valores absolutos disminuyó significativamente en el octavo y noveno de 10 sprints y en valores relativos, ΔPPO, disminuyó significativamente en el sexto, octavo y noveno de 10 sprints (en promedio: -12 ± 5%, P <0.006 ), mientras se mantuvo sin cambios en el grupo HRW  de agua rica en hidrógeno / agua hidrógenata . La potencia media, FI, tiempo hasta la potencia máxima y el trabajo total no mostraron diferencias entre los grupos. En ambas condiciones, los niveles de lactato aumentaron mientras que el pH y el HCO3 disminuyeron progresivamente en función del número de sprints.

CONCLUSIONES
Dos semanas de ingesta de HRW en agua rica en hidrógeno / agua hidrógenata pueden ayudar a mantener la PPO en sprints repetitivos hasta el agotamiento durante 30 minutos.

PMID: 28474871 DOI: 10.23736 / S0022-4707.17.06883-9

J Sports Med Phys Fitness. Mayo de 2018; 58 (5): 612-621. doi: 10.23736 / S0022-4707.17.06883-9. Epub 2017 26 de abril.
Efectos del agua rica en hidrógeno en el ejercicio intermitente prolongado.
Da Ponte A1,2, Giovanelli N3,4, Nigris D5, Lazzer S3,4.
Información del autor
1
Departamento de Ciencias Médicas y Biológicas, Universidad de Udine, Udine, Italia – dott.daponte@gmail.com.
2
Escuela de Medicina del Deporte, Universidad de Udine, Udine, Italia – dott.daponte@gmail.com.
3
Departamento de Ciencias Médicas y Biológicas, Universidad de Udine, Udine, Italia.
4 4
Facultad de Ciencias del Deporte, Universidad de Udine, Udine, Italia.
5 5
Departamento de Medicina de Laboratorio, Universidad de Udine, Udine, Italia.

El agua rica en hidrógeno afectó la alcalinidad de la sangre en hombres físicamente activos.

El posible uso de un agente alcalinizante eficaz y seguro en el tratamiento de la acidosis metabólica podría ser de particular interés para los humanos que experimentan un aumento de la acidez plasmática, como la acidosis inducida por el ejercicio.

En el presente estudio, probamos la hipótesis de que la ingesta oral diaria de 2 litros de agua rica en hidrógeno / agua hidrógenada (HRW) durante 14 días aumentaría la alcalinidad de la sangre arterial al inicio y después del ejercicio en comparación con el placebo.

Este estudio fue un ensayo aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo que involucró a 52 voluntarios varones físicamente activos presumiblemente sanos.

Veintiséis participantes recibieron agua hidrógenada HRW y 26 un placebo (agua del grifo) durante 14 días. El pH de la sangre arterial, la presión parcial para el dióxido de carbono (pCO2) y los bicarbonatos se midieron al inicio y después del ejercicio al inicio (día 0) y al final del período de intervención (día 14).

La ingesta de agua hidrógenada  HRW aumentó significativamente el pH de la sangre arterial en ayunas en 0.04 (intervalo de confianza del 95%; 0.01 – 0.08; p <0.001), y el pH posterior al ejercicio en 0.07 (intervalo de confianza del 95%; 0.01 – 0.10; p = 0.03) después de 14 días de intervención . Los bicarbonatos en ayunas fueron significativamente mayores en el ensayo agua hidrógenada  HRW después del régimen de administración en comparación con la preadministración (30.5 ± 1.9 mEq / L vs. 28.3 ± 2.3 mEq / L; p <0.0001).

Ningún voluntario se retiró antes del final del estudio, y ningún participante informó ningún efecto secundario irritante de la suplementación.

Estos resultados respaldan la hipótesis de que la administración de agua hidrógenada HRW es segura y puede tener un efecto alcalinizante en hombres jóvenes físicamente activos.

PMID: 24392771 Res Sports Med. 2014; 22 (1): 49-60. doi: 10.1080 / 15438627.2013.852092.
El agua rica en hidrógeno afectó la alcalinidad de la sangre en hombres físicamente activos.
Ostojic SM1, Dr. Stojanovic.
Información del autor
1
Centro de Ciencias de la Salud, el Ejercicio y el Deporte, Stari DIF, Belgrado, Serbia.

agua hidrógenada sobre la actividad antioxidante y la flora intestinal en jugadoras de fútbol

Resumen

Gastar una cantidad considerable de energía física inevitablemente conduce a la fatiga durante el entrenamiento y la competencia en el fútbol. Un número creciente de hallazgos experimentales han confirmado la relación entre la generación y la eliminación de radicales libres, fatiga y lesiones por ejercicio. Recientemente, el hidrógeno fue identificado como un nuevo antioxidante selectivo con posibles aplicaciones beneficiosas en los deportes. El presente estudio evaluó el efecto del consumo de agua rica en hidrógeno durante 2 meses en la flora intestinal en jugadoras de fútbol juveniles de Suzhou. Como se demostró mediante el ensayo de inmunosorción ligada a enzimas y el análisis de secuencia de ADNr 16S de muestras de heces, el consumo de agua rica en hidrógeno durante dos meses redujo significativamente los niveles séricos de malondialdehído, interleucina-1, interleucina-6, factor de necrosis tumoral-α; luego aumentó significativamente la superóxido dismutasa sérica, los niveles de capacidad antioxidante total y los niveles de hemoglobina de la sangre completa. Además, el consumo de agua rica en hidrógeno mejoró la diversidad y abundancia de la flora intestinal en los atletas. Todos los índices examinados, incluidos los índices de shannon, sollozos, as y chao, fueron más altos en el grupo de control que los propuestos como resultado del consumo de agua rica en hidrógeno antes de la prueba, pero estos índices se invirtieron y fueron más altos que los de los controles después de la intervención de 2 meses. Sin embargo, hubo algunas diferencias en los componentes de la flora intestinal de estos dos grupos antes del ensayo, mientras que no hubo cambios significativos en la composición de la flora intestinal durante el período de prueba. Por lo tanto, el consumo de agua rica en hidrógeno durante dos meses podría desempeñar un papel modulador en la flora intestinal de los atletas en función de sus actividades antioxidantes y antiinflamatorias selectivas. El protocolo de estudio fue aprobado por el comité de ética de la Escuela de Deportes de Suzhou (número aprobado: SSS- EC150903 ).

Introducción

Varios estudios han confirmado que la aparición de fatiga inducida por el ejercicio está estrechamente relacionada con el nivel de estrés oxidativo en el cuerpo. 1 , 2 El daño peroxidativo de los lípidos causado por la acumulación de radicales libres en el cuerpo y la reacción en cadena correspondiente se consideran factores importantes responsables de la disminución de la función del cuerpo. 3 , 4 , 5

La capacidad antioxidante de los atletas profesionales es mucho mayor que la de la gente común, y los atletas desarrollan una mayor capacidad para resistir la acumulación de radicales libres y el daño oxidativo generado en los deportes. 6 Sin embargo, todavía hay muchos problemas con respecto a la protección y el alivio y la eliminación de la reacción de estrés oxidativo inducida por la acumulación de radicales libres después del ejercicio y los deportes. Actualmente, los efectos de los antioxidantes utilizados en la práctica del ejercicio varían, y los estudios han indicado que algunas de estas sustancias pueden inducir una lesión más importante del músculo esquelético en los atletas. 7 , 8 , 9 Por lo tanto, la búsqueda de antioxidantes selectivos seguros y efectivos se ha convertido en un importante esfuerzo de investigación.

La actividad antioxidante selectiva del hidrógeno se informó por primera vez en 2007 por Ohsawa et al. 10 Posteriormente, un número significativo de estudios confirmó que el agua rica en hidrógeno, preparada disolviendo hidrógeno en agua, muestra actividad antioxidante selectiva. Actualmente, los investigadores en ciencias del deporte están prestando cada vez más atención a los efectos selectivos antioxidantes, antiinflamatorios y antiapoptóticos del hidrógeno y su regulación del entorno alcalinizante del cuerpo. 11 , 12 El efecto protector beneficioso del agua rica en hidrógeno se ha confirmado gradualmente en experimentos con animales y humanos.

La flora intestinal simbiótica humana, considerada el “segundo genoma” del cuerpo, tiene efectos significativos en la salud humana. 11 , 12 En los últimos años, los estudios han confirmado que el desequilibrio de la flora intestinal está directamente relacionado con el estrés oxidativo. 13 , 14 Los resultados de experimentos en humanos con atletas han demostrado que una mayor intensidad de ejercicio produce un aumento del estrés oxidativo en el cuerpo y, por lo tanto, una mayor incidencia de síntomas de estrés gastrointestinal. Por lo tanto, en el proceso de entrenamiento, los atletas deben beber una cantidad suficiente de agua antioxidante selectiva rica en hidrógeno para regular su flora intestinal, lo que podría tener un efecto protector en el tracto gastrointestinal y reducir las reacciones de estrés.

Participantes y métodos

Participantes y agrupación

Treinta y ocho jugadoras de fútbol juvenil de la Escuela de Deportes de Suzhou que muestran un estado saludable y ausencia de lesiones deportivas, sin ninguna preferencia alimentaria evidente, y sin una ingesta significativa informada de suplementos nutricionales y antibióticos durante 3 meses se dividieron al azar en dos grupos: grupo de control ( n = 10) y el grupo de tratamiento de agua rico en hidrógeno ( n = 28) ( Figura 1 ). Se obtuvo el consentimiento informado por escrito de cada participante antes de la admisión al protocolo, y el protocolo de estudio fue aprobado por el comité de ética de la Escuela de Deportes de Suzhou (número aprobado: SSS- EC150903 ). Este estudio sigue las pautas de los estándares consolidados de informes de ensayos (CONSORT). Durante el experimento, los atletas en el grupo de tratamiento de agua rica en hidrógeno bebieron agua rica en hidrógeno en una cantidad equivalente a la cantidad de agua normal que habían consumido previamente diariamente, mientras que los atletas en el grupo de control continuaron bebiendo agua estándar en cantidades consistentes con sus hábitos anteriores El experimento duró 2 meses. La información básica de los sujetos se muestra en la Tabla 1 .

Un archivo externo que contiene una imagen, ilustración, etc. El nombre del objeto es MGR-8-135-g001.jpg

Diagrama de flujo de prueba.

tabla 1

Características de todas las asignaturas.

Caracteristicas Grupo de control ( n = 10) Grupo de tratamiento de agua rico en hidrógeno ( n = 28)
Edad (año) 13,7 ± 1,06 12,18 ± 0,86
Altura (cm) 159,1 ± 5,51 149,32 ± 8,69
Peso corporal (kg) 48,97 ± 4,56 40.15 ± 7.56
Periodo de entrenamiento (año) 3,4 ± 1,51 1.21 ± 0.6

Nota: Datos expresados ​​como la media ± DE.

Coleccion de muestra

Durante el experimento, los atletas siguieron sus regímenes dietéticos y de descanso anteriores y otros aspectos de su rutina diaria normal. El contenido del entrenamiento, la intensidad del ejercicio, la frecuencia del ejercicio y otros parámetros fueron consistentes con el régimen de entrenamiento de rutina de los atletas.

Prueba de muestra de sangre

Recolectamos muestras de 5 ml de sangre venosa (en ayunas) de los 38 atletas a una hora predeterminada por la mañana, y se tomaron muestras de 100 μL de sangre completa para medir los parámetros hematológicos en un analizador de células sanguíneas. Las muestras de sangre restantes se centrifugaron a 3000 × g durante 5 minutos. Las muestras de suero se recogieron y analizaron con un aparato de análisis bioquímico automático para determinar la hemoglobina (HGB), el nitrógeno ureico en sangre (BUN) y la creatina quinasa (CK). Luego, las muestras de suero se analizaron para determinar los índices de respuesta oxidativa (malondialdehído (MDA), superóxido dismutasa (SOD) y capacidad antioxidante total (T-AOC)) e índices inflamatorios (interleucina-1 (IL-1), interleucina-6 ( IL-6), y factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α)) usando un ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas.

Análisis de secuenciación de ADNr 16S de muestras de flora intestinal

Se recogieron muestras de flora fecal de los 38 atletas de acuerdo con las especificaciones para el muestreo de heces y se almacenaron a –80 ° C. La posterior extracción de la muestra de ADN y el análisis de secuenciación de ADNr 16S se realizaron con la ayuda del Instituto de Genómica de Novagene.

análisis estadístico

Se utilizó SPSS 19.0 (IBM Corp., Armonk, NY, EE. UU.) Para el análisis estadístico. Los resultados se expresaron como la media ± DE. Las diferencias significativas entre los dos grupos se analizaron con un análisis de varianza unidireccional medido repetidamente, y el nivel de significancia se estableció en P <0.05.

Resultados

Efectos del consumo a largo plazo de agua rica en hidrógeno en los índices de rutina de jugadoras de fútbol juveniles

Hemoglobina

Después de 4 semanas, el HGB disminuyó de 134.3 ± 12.95 g / L a 124.00 ± 17.75 g / L en el grupo de control, mientras que en el grupo de tratamiento de agua rica en hidrógeno disminuyó de 138.74 ± 9.38 g / L a 129.59 ± 8.57 g / L . Después de 8 semanas, el HGB aumentó de 124.00 ± 17.75 g / L a 131.6 ± 25.31 g / L en el grupo de control, mientras que en el grupo de tratamiento de agua rica en hidrógeno aumentó de 129.59 ± 8.57 g / L a 139.89 ± 7.02 g / L ( Figura 2A ). La tendencia creciente y la amplitud de HGB fueron más significativas en el grupo de tratamiento de agua rico en hidrógeno ( P = 0.032).

Un archivo externo que contiene una imagen, ilustración, etc. El nombre del objeto es MGR-8-135-g002.jpg

Cambios en HGB, BUN y CK antes y después del consumo de agua rica en hidrógeno.

Nota: (A) El cambio de HGB antes y después del consumo de agua rica en hidrógeno; (B) El cambio de BUN antes y después del consumo de agua rica en hidrógeno; (C) El cambio de CK antes y después del consumo de agua rica en hidrógeno. HGB: hemoglobina; BUN: nitrógeno ureico en sangre; CK: creatina quinasa.

Nitrógeno ureico en sangre

Después de 4 semanas, el nivel de BUN aumentó de 4,73 ± 0,88 a 4,83 ± 0,81 mM en el grupo de control, mientras que en el grupo de tratamiento de agua rica en hidrógeno cambió de 5,19 ± 0,85 a 5,17 ± 1,03 mM. Después de 8 semanas, el nivel de BUN en el grupo de control continuó aumentando, de 4.83 ± 0.81 a 5.29 ± 0.97 mM, mientras que en el grupo de tratamiento de agua rica en hidrógeno disminuyó de 5.17 ± 1.03 a 4.42 ± 0.95 mM ( Figura 2B ) . Hubo una diferencia más clara entre los dos grupos ( P = 0,887).

Creatina quinasa

Después de 4 semanas, la CK en el grupo de control aumentó de 157.3 ± 17.37 a 171.3 ± 31.96 UI, mientras que en el grupo de tratamiento de agua rica en hidrógeno disminuyó de 149.3 ± 30.43 a 135.85 ± 24.44 UI ( Figura 2C ). Después de 8 semanas, la CK disminuyó de 171.3 ± 31.96 a 129.7 ± 30.05 UI en el grupo de control y de 135.85 ± 24.44 a 119.85 ± 29.93 UI en el grupo de tratamiento de agua rica en hidrógeno ( P = 0.061).

En comparación con HGB y BUN, CK fue más sensible a los cambios en la carga de ejercicio. Estos resultados sugieren que el tratamiento con agua rica en hidrógeno ejerció un efecto un tanto para mejorar el nivel de HGB en sangre total de los atletas.

Efectos del consumo a largo plazo de agua rica en hidrógeno en los índices de respuesta oxidativa de jugadoras de fútbol juveniles

Malondialdehído

Después de 4 semanas, la MDA en suero disminuyó de 24.77 ± 7.32 a 16.67 ± 4.19 μM en el grupo control, mientras que disminuyó de 22.39 ± 6.20 a 13.80 ± 3.33 μM en el grupo de tratamiento de agua rica en hidrógeno. Después de 8 semanas, la MDA en suero cambió de 16.67 ± 4.19 a 15.79 ± 3.07 μM en el grupo de control y de 13.80 ± 3.33 a 12.69 ± 1.94 μM en el grupo de tratamiento de agua rica en hidrógeno, observándose diferencias significativas entre los dos grupos ( P = 0,000; Figura 3A ).

Un archivo externo que contiene una imagen, ilustración, etc. El nombre del objeto es MGR-8-135-g003.jpg

Cambios en MDA, SOD y T-AOC antes y después del consumo de agua rica en hidrógeno.

Nota: (A) El cambio de MDA antes y después del consumo de agua rica en hidrógeno; (B) El cambio de SOD antes y después del consumo de agua rica en hidrógeno; (C) El cambio de T-AOC antes y después del consumo de agua rica en hidrógeno. MDA: malondialdehído; SOD: superóxido dismutasa; T-AOC: capacidad antioxidante total.

Superóxido dismutasa

Después de 4 semanas, el nivel de SOD en suero aumentó de 10.14 ± 2.60 a 13.14 ± 2.18 U / mL en el grupo de control y de 11.09 ± 3.17 a 14.07 ± 1.91 U / mL en el grupo de tratamiento de agua rica en hidrógeno. Después de 8 semanas, el nivel de SOD en suero en el grupo de control disminuyó de 13.14 ± 2.18 a 13.01 ± 1.08 U / mL, mientras que en el grupo de tratamiento de agua rica en hidrógeno disminuyó de 14.07 ± 1.91 a 13.69 ± 2.10 U / mL, con un significativo diferencias entre los dos grupos ( P = 0.027; Figura 3B ).

Capacidad antioxidante total

Después de 4 semanas, el T-AOC en suero aumentó de 0.8 ± 0.08 a 1.11 ± 0.17 μM en el grupo de control, mientras que el T-AOC en suero en el grupo de tratamiento de agua rica en hidrógeno cambió de 0.87 ± 0.11 a 1.17 ± 0.13 μM. Después de 8 semanas, T-AOC cambió de 1.17 ± 0.13 a 0.84 ± 0.09 μM en el grupo de control y de 1.17 ± 0.13 a 0.9 ± 0.13 μM en el grupo de tratamiento de agua rica en hidrógeno, con diferencias significativas entre los dos grupos ( P = 0.004, Figura 3C ).

Estos resultados sugieren que el tratamiento de agua rico en hidrógeno ejerció un efecto antioxidante.

Efectos del consumo a largo plazo de agua rica en hidrógeno en los índices inflamatorios de jugadoras de fútbol juveniles

Interleucina-1

Después de 4 semanas, el nivel de IL-1 en suero en el grupo control aumentó de 24.77 ± 7.32 a 32.56 ± 7.61 μM, y el del grupo de tratamiento de agua rica en hidrógeno aumentó de 24.79 ± 8.94 a 29.32 ± 7.09 μM. Después de 8 semanas, el nivel de IL-1 aumentó de 32.56 ± 7.61 a 42.94 ± 6.24 μM en el grupo de control y de 29.32 ± 7.09 μM a 34.47 ± 6.22 μM en el grupo de tratamiento de agua rica en hidrógeno, con diferencias significativas entre los dos grupos ( P = 0.002, Figura 4A ).

Un archivo externo que contiene una imagen, ilustración, etc. El nombre del objeto es MGR-8-135-g004.jpg

Cambios en IL-1, IL-6 y TNF-α antes y después del consumo de agua rica en hidrógeno.

Nota: (A) El cambio de IL-1 antes y después del consumo de agua rica en hidrógeno; (B) El cambio de IL-6 antes y después del consumo de agua rica en hidrógeno; (C) El cambio de TNF-α antes y después del consumo de agua rica en hidrógeno. IL: interleucina; TNF-α: factor de necrosis tumoral alfa.

Interleucina-6

Después de 4 semanas, el nivel de IL-6 en suero disminuyó de 19.48 ± 2.16 a 10.53 ± 1.62 ng / L en el grupo de control y de 17.72 ± 2.1 a 8.74 ± 2.57 ng / L en el grupo de tratamiento de agua rica en hidrógeno. Después de 8 semanas, el nivel de IL-6 en suero en el grupo de control aumentó de 10.53 ± 1.62 ng / L a 24.88 ± 6.11 ng / L, mientras que en el grupo de tratamiento de agua rica en hidrógeno aumentó de 8.74 ± 2.57 a 12.37 ± 3.2 ng / L, con diferencias significativas entre los dos grupos ( P = 0.000, Figura 4B ).

Factor de necrosis tumoral-α

Después de 4 semanas, el TNF-α en suero aumentó de 20.04 ± 7.99 a 60.57 ± 10.09 μM en el grupo de control y aumentó de 20.44 ± 7.75 a 49.46 ± 11.59 μM en el grupo de tratamiento de agua rica en hidrógeno. Después de 8 semanas, el TNF-α en suero aumentó de 60.57 ± 10.09 a 132.24 ± 10.46 μM en el grupo de control y de 49.46 ± 11.59 a 107.00 ± 13.89 μM en el grupo de tratamiento de agua rica en hidrógeno, con diferencias significativas entre los dos grupos ( P = 0.000, Figura 4C ).

Estos resultados sugieren que el tratamiento con agua rica en hidrógeno ejerció un efecto antiinflamatorio.

Efectos del consumo a largo plazo de agua rica en hidrógeno en los componentes de la flora intestinal de las jugadoras de fútbol juvenil

Clasificación por phylum

En las muestras recogidas de los atletas después del pretratamiento con agua rica en hidrógeno, el número de Actinobacterias en el grupo de control fue mayor que el del grupo de tratamiento, y el número de Bacteroides en el grupo de control fue ligeramente menor que en el grupo de control. grupo de tratamiento de agua rico en hidrógeno. Además, el número de Clostridia en el grupo de control fue ligeramente mayor que en el grupo de tratamiento de agua rico en hidrógeno. Sin embargo, no hubo diferencias significativas en el número de estos grupos bacterianos después de 2 meses de tratamiento con agua rica en hidrógeno.

Clasificación por clase

En las muestras recolectadas de los atletas después del pretratamiento con agua rica en hidrógeno, el número de Actinobacterias en el grupo de control fue mayor que en el grupo de tratamiento de agua rica en hidrógeno, mientras que el número de Bacteroides en el grupo de control fue ligeramente menor que que en el grupo de tratamiento de agua rico en hidrógeno, y el número de Clostridia , Coriobacteria y Erysipelotrichia en el grupo de control fue mayor que en el grupo de tratamiento de agua rico en hidrógeno. Sin embargo, no hubo diferencias significativas en el número de estos grupos bacterianos después de 2 meses de tratamiento con agua rica en hidrógeno.

Clasificación por orden

En las muestras recolectadas de los atletas después del pretratamiento con agua rica en hidrógeno, el número de Actinobacterias en el grupo de control fue mayor que en el grupo de tratamiento de agua rica en hidrógeno, mientras que el número de Bacteroides en el grupo de control fue ligeramente menor que que en el grupo de tratamiento de agua rico en hidrógeno, y los números de Clostridia y Coriobacterias en el grupo de control fueron mayores que los del grupo de tratamiento de agua rico en hidrógeno. El número de Erysipelotrichia en el grupo de control fue mayor que en el grupo de tratamiento de agua rico en hidrógeno, aunque esta diferencia no fue significativa. Sin embargo, no hubo diferencias significativas en el número de bacterias relacionadas después de 2 meses de tratamiento de agua rica en hidrógeno.

Clasificación por familia

En las muestras recolectadas de los atletas después del pretratamiento con agua rica en hidrógeno, el número de Acidaminococcaceae, Bacteriodaceae, Bifidobacteriaceae, Coriobacteriaceae, Desulforibrionaceae, Erysipelotrichaceae y Ruminococcaceae fue mayor que en el grupo de tratamiento de agua rica en hidrógeno, observándose diferencias en el número de Bifidobacteriaceae, Ruminococcaceae, Coriobacteriaceae y Erysipelotrichaceae . No hubo diferencia en el número de Lachnospiraceae entre los dos grupos. El número de Prevotellaceae en el grupo de tratamiento de agua rico en hidrógeno fue mayor que el del grupo de control. Sin embargo, no hubo diferencias significativas en el número de estos grupos bacterianos después de 2 meses de tratamiento con agua rica en hidrógeno.

Clasificación por género

En las muestras recolectadas de los atletas después del pretratamiento con agua rica en hidrógeno, el número de Bifidobacterium y Oscillibacter en el grupo de control fue mayor que en el grupo de tratamiento de agua rica en hidrógeno, observándose una diferencia en el número de Bifidobacteriaceae . El número de Prevotella en el grupo de tratamiento de agua rico en hidrógeno fue mayor que el del grupo de control, aunque esta diferencia no fue significativa. No hubo diferencias significativas en el número de estos grupos bacterianos después de 2 meses de tratamiento con agua rica en hidrógeno.

Efectos del consumo a largo plazo de agua rica en hidrógeno en la diversidad y abundancia de la flora intestinal en jugadoras de fútbol juvenil

Se determinó el número real de unidades taxonómicas operativas (sollozos) y los índices as, chao y shannon, y luego se dibujó una curva de dilución. Los cambios registrados indicaron que los índices de sollozos, as, chao y shannon del grupo de control fueron todos más altos que los del grupo de tratamiento de agua rico en hidrógeno, lo que sugiere que la abundancia y diversidad de la flora intestinal en el grupo de control fueron más altas que aquellas en el grupo de tratamiento de agua rico en hidrógeno.

Después de 1 mes de tratamiento de agua rica en hidrógeno, los índices de sollozos, ace y chao fueron más altos en el grupo de tratamiento de agua rica en hidrógeno que en el grupo de control. La tendencia se invirtió ligeramente, lo que indica que la abundancia de flora intestinal fue mayor en el grupo de tratamiento de agua rico en hidrógeno que en el grupo de control. El índice shannon del grupo de tratamiento en ese momento era esencialmente el mismo que el del grupo de control, lo que indica que el tratamiento con agua rica en hidrógeno también podría mejorar la diversidad de la flora intestinal. Después de 2 meses de tratamiento con agua rica en hidrógeno, los índices de sollozos, as, chao y shannon fueron mucho más altos que los del grupo de control ( P = 0.479, P = 0.710, P = 0.369, P = 0.369). Indicando que el tratamiento con agua rica en hidrógeno puede mejorar la abundancia y diversidad de la flora intestinal ( Figura 5 ).

Un archivo externo que contiene una imagen, ilustración, etc. El nombre del objeto es MGR-8-135-g005.jpg

Cambios en la diversidad y abundancia de la flora intestinal antes y después del consumo de agua rica en hidrógeno.

Nota: (A) El cambio de sollozos antes y después del consumo de agua rica en hidrógeno; (B) El cambio del índice as antes y después del consumo de agua rica en hidrógeno; (C) El cambio del índice chao antes y después del consumo de agua rica en hidrógeno; (D) El cambio del índice de Shannon antes y después del consumo de agua rica en hidrógeno.

Discusión

Los estudios experimentales y clínicos existentes han demostrado que los animales o los humanos solo necesitan respirar hidrógeno o beber o inyectar agua rica en hidrógeno para proteger el corazón, el cerebro, el hígado, los riñones, los pulmones y el intestino delgado de la lesión por oxidación isquémica / reperfusión o inflamatoria. después del trasplante de órganos cardíacos. 15 , 16

Los posibles efectos biológicos del hidrógeno en los deportes han llamado mucho la atención de los investigadores en ciencias del deporte. Los efectos protectores beneficiosos del agua rica en hidrógeno en el cuerpo se han confirmado gradualmente en experimentos con animales y humanos. Ostojic resumió las aplicaciones actuales del hidrógeno en el campo de los deportes, enfatizando que el hidrógeno 1) puede eliminar efectivamente una gran cantidad de radicales libres dañinos generados a través del movimiento, mejorando así la capacidad antioxidante; 2) es un agente alcalinizante efectivo en el ambiente interno que puede inhibir efectivamente la acidificación de la sangre inducida por la acumulación de ácido láctico en los deportes; y 3) es una molécula de señalización gaseosa importante que puede participar en procesos reguladores fisiológicos tales como procesos antiinflamatorios, antiapoptóticos y anti-autofagia. 17 , 18 Esta regulación no involucra la misma vía de señalización que el estrés antioxidante.

Análisis del efecto del consumo a largo plazo de agua rica en hidrógeno en los índices de rutina de jugadoras de fútbol juveniles.

HGB es uno de los indicadores clásicos que refleja el nivel de ejercicio de resistencia. El cambio de HGB después de 4 semanas fue causado por aumentos en la cantidad o intensidad de ejercicio y factores estacionales durante el entrenamiento de invierno. El nivel de HGB comenzó a aumentar gradualmente, lo que sugiere que los atletas se habían adaptado bien a la carga de entrenamiento invernal. El aumento en el nivel de HGB fue mayor en general en el grupo de tratamiento de agua rico en hidrógeno sugirió que el tratamiento de agua rico en hidrógeno a largo plazo podría ayudar a aumentar el nivel de HGB.

El nitrógeno ureico es el producto final del metabolismo de las proteínas. La participación del catabolismo proteico en el suministro de energía aumenta durante el ejercicio a largo plazo y de alta intensidad, lo que aumenta la cantidad de nitrógeno ureico en la sangre y la orina con una mayor descomposición de proteínas y aminoácidos. El cambio en el nivel de BUN de los 38 atletas aumentó ligeramente debido al entrenamiento de invierno y los factores estacionales. Después de 8 semanas, la disminución en el nivel de nitrógeno de urea en suero y el aumento en el nivel de HGB indicaron que el tratamiento a largo plazo con agua rica en hidrógeno tiene efectos beneficiosos sobre las funciones fisiológicas de los atletas.

La CK es la enzima clave en el metabolismo energético en las células del músculo esquelético, cuya actividad afecta directamente la intensidad máxima a corto plazo de la capacidad de ejercicio. Después de una carga muscular de alta intensidad, el dolor muscular y los niveles de CK en suero están altamente y positivamente correlacionados. Clarke y col. 37 encontraron que el nivel de CK en el suero de los atletas profesionales de rugby es notablemente alto. La CK es un índice importante que refleja la carga de ejercicio, particularmente la que sufre el músculo esquelético. Por lo tanto, CK podría reflejar indirectamente los niveles de lesión y reparación activa de la ultraestructura del músculo esquelético.

Después de 8 semanas, el nivel de CK en suero tanto en el control como en los grupos de tratamiento de agua ricos en hidrógeno continuó disminuyendo.

Análisis del efecto del consumo a largo plazo de agua rica en hidrógeno en la respuesta oxidativa sérica de las jugadoras de fútbol juveniles.

Tsubone y col. 19 compararon los efectos de beber agua rica en hidrógeno en los niveles de estrés oxidativo y metabolitos antioxidantes en el suero de los caballos de pura sangre británicos y descubrieron que el tratamiento con agua rica en hidrógeno tenía un efecto antioxidante beneficioso. Aoki y col. 20 realizaron estudios en jugadores de fútbol y mostraron que beber agua rica en hidrógeno durante 1 semana podría reducir la fatiga del ejercicio y la acumulación de ácido láctico después del ejercicio, pero no tuvo un efecto significativo en el índice de respuesta oxidativa.

Li y col. 21 mostraron que el agua rica en hidrógeno podría prolongar significativamente la duración del ejercicio antes del agotamiento en ratas y mejorar su capacidad de ejercicio, lo que indica un efecto antifatiga significativo. Zhao y Zhang 22 mostraron que la suplementación de agua rica en hidrógeno en diferentes momentos antes, durante y después del ejercicio ejerció efectos protectores significativos contra las lesiones por estrés oxidativo en los atletas de natación durante el ejercicio de alta intensidad. Esta suplementación de agua rica en hidrógeno puede reducir la producción de radicales libres excesivos y mejorar la actividad de las enzimas antioxidantes y la capacidad antioxidante del cuerpo, promoviendo así la recuperación física después del ejercicio de alta intensidad. Hu y Zhang 23 mostraron que el entrenamiento intermitente de alta intensidad aumenta la concentración de O 2  , • OH y H 2 O 2 . El agua rica en hidrógeno puede mejorar significativamente la inhibición del cuerpo de O 2  y • OH, mostrando una mayor tasa de inhibición de • OH, reflejando completamente su efecto antioxidante selectivo. Li y col. 24 descubrieron que el tratamiento con agua rica en hidrógeno podría reducir efectivamente la lesión por estrés oxidativo inducida en el músculo esquelético por el ejercicio intenso mientras mejora la ultraestructura muscular. Wang y col. 25 informaron que el tratamiento con agua rica en hidrógeno podría regular la expresión de SIRT3, mejorar la actividad de las enzimas antioxidantes y reducir la respuesta inflamatoria después del ejercicio centrífugo.

La MDA es uno de los indicadores clásicos que refleja el nivel de peroxidación lipídica. Después de 8 semanas, la diferencia de MDA en suero entre los dos grupos fue significativa, sugirió que el tratamiento a largo plazo con agua rica en hidrógeno ejerce un efecto antioxidante.

La SOD es uno de los indicadores clásicos que refleja la capacidad antioxidante de eliminación de radicales libres. Los niveles de SOD de los grupos de control y de tratamiento de agua rica en hidrógeno aumentaron ligeramente después de 4 semanas. Y el nivel medio de SOD en suero del grupo de tratamiento de agua rico en hidrógeno fue consistentemente más alto que el grupo de control después de 8 semanas.

Las sustancias antioxidantes séricas se pueden dividir en el sistema antioxidante enzimático y el sistema antioxidante no enzimático. El sistema antioxidante enzimático involucra principalmente sustancias como SOD, glutatión peroxidasa, glutatión reductasa y catalasa. El sistema antioxidante no enzimático involucra principalmente sustancias solubles en agua, como vitamina C, bilirrubina, vitamina E liposoluble, coenzima Q, carotenoides y antioxidantes flavonoides. En términos de su función, las sustancias antioxidantes del suero se pueden dividir en tres tipos: antioxidantes preventivos; antioxidantes de tipo captura; y reparación y regeneración de antioxidantes. La capacidad antioxidante total representa la suma de las sustancias y funciones anteriores.

Los cambios observados en el T-AOC en suero sugirieron que 4 semanas de tratamiento con agua rica en hidrógeno del grupo mejoraron la capacidad de eliminación de radicales libres de los antioxidantes. Estos resultados sugieren que el tratamiento a largo plazo con agua rica en hidrógeno ejerce un efecto antioxidante.

Análisis del efecto del consumo a largo plazo de agua rica en hidrógeno en los índices inflamatorios séricos de futbolistas juveniles.

Los factores inflamatorios aumentarán y la inflamación se intensificará durante el ejercicio debido al aumento en el consumo de energía, los radicales libres y la intensificación del estrés oxidativo. Sin embargo, hay tres mecanismos antiinflamatorios que pueden desplegarse durante el ejercicio. 1) El ejercicio puede aumentar el consumo de energía, lo que reduce el volumen de grasa visceral y alivia la infiltración de grasa en los linfocitos inflamatorios. 2) El ejercicio puede aumentar efectivamente la producción y liberación de citocinas antiinflamatorias derivadas de los músculos durante la contracción del músculo esquelético; El músculo esquelético representa el 35-45% del peso corporal total, y no se pueden ignorar los efectos reguladores de este importante órgano endocrino en la homeostasis humana. 3) El ejercicio puede reducir eficazmente la expresión del receptor tipo toll en la superficie de la membrana de los monocitos y macrófagos, lo que puede conducir a una disminución de la respuesta aguas abajo, incluida una menor secreción de agentes inflamatorios, una disminución de la expresión de complejos de compatibilidad en los órganos principales y una disminución de Mecules estimulantes. 26 , 27 Estos tres efectos pueden garantizar que los niveles de factores de agentes inflamatorios en atletas que participan en ejercicio extenuante no aumenten e incluso disminuyan. Sin embargo, el efecto del estrés oxidativo en el cuerpo no se debilitará. Después de 8 semanas de tratamiento con agua rica en hidrógeno, los niveles de IL-1, IL-6 y TNF-α en el grupo de tratamiento de agua rica en hidrógeno fueron más bajos que los del grupo de control y con diferencias significativas entre los dos grupos. En comparación con los cambios mencionados anteriormente en los índices de estrés oxidativo, el tratamiento a largo plazo con agua rica en hidrógeno mostró un efecto antiinflamatorio más fuerte además de un efecto antioxidante.

Análisis del efecto del consumo a largo plazo de agua rica en hidrógeno en los componentes de la flora intestinal de las jugadoras de fútbol juveniles.

El análisis de los componentes estructurales de la flora intestinal en diferentes niveles de clasificación en los dos grupos mostró algunas diferencias entre los dos grupos en diferentes etapas del experimento. Sin embargo, no hubo cambios significativos en los componentes estructurales de la flora entre los dos grupos en términos de la respuesta oxidativa y el efecto antiinflamatorio. Estos resultados sugieren que dos meses de tratamiento con agua rica en hidrógeno no cambiaron significativamente los componentes estructurales de la flora intestinal de las jugadoras de fútbol juveniles. Las diferencias en la composición de la flora entre los dos grupos son un resultado esperado de las diferencias en la edad, particularmente con respecto al número de años de entrenamiento.

En 2007, Ohsawa et al. 10 sugirieron que la actividad antioxidante selectiva del agua rica en hidrógeno, y particularmente su eliminación selectiva de • OH, es superior a la de los antioxidantes tradicionales, mientras que su capacidad antioxidante general es mucho menor que la de los antioxidantes tradicionales. Por lo tanto, el efecto de 2 meses de tratamiento con agua rica en hidrógeno en la regulación de la flora intestinal también fue mucho menor que el de los suplementos establecidos como el resveratrol, la fibra dietética antioxidante de la uva, los suplementos de selenio, la antocianina y los polifenoles de la cáscara de granada. 28 , 29 , 30 , 31 , 32 , 33

Análisis del efecto del consumo a largo plazo de agua rica en hidrógeno en la diversidad y abundancia de la flora intestinal en jugadoras de fútbol juvenil

Como sistema microecológico complejo y variable, la flora intestinal sufre cambios constantes en su equilibrio dinámico. La riqueza y diversidad de sus componentes son indicadores importantes de la salud de este sistema ecológico. 34 La riqueza de la flora intestinal en pacientes con trastorno inflamatorio intestinal disminuye en personas mayores y obesas. 35 Le Chatelier y col. 36 compararon la composición de la flora intestinal de 123 daneses no obesos y 169 obesos y descubrieron que la riqueza de la flora intestinal de estos dos grupos difería, al igual que la cantidad de genes en su flora intestinal. Se descubrió que las personas con una riqueza de flora intestinal más baja exhibían características de obesidad más significativas, resistencia a la insulina y trastornos metabólicos lipídicos, así como fenotipos inflamatorios más graves. 35 , 36

Como un factor estresante fuerte, el entrenamiento deportivo profesional a largo plazo y de alta intensidad finalmente tiene un impacto correspondiente en la flora intestinal. Clarke y col. 37 encontraron que los atletas profesionales de rugby exhibieron una flora intestinal más abundante en sus intestinos en comparación con los grupos de control de individuos con un índice de masa corporal (IMC) <25 o IMC> 28. En las muestras de los atletas profesionales de rugby, el total de microorganismos identificados provino de 22 phyla, 68 familias y 113 géneros. En el grupo de control con un IMC <25, se detectaron un total de 11 filos, 33 familias y 65 géneros de microorganismos, mientras que los microorganismos en el grupo de control con un IMC> 28 provenían de 9 filos, 33 familias y 61 géneros. . La riqueza y diversidad de la flora intestinal fue más baja en individuos obesos, mientras que los atletas profesionales exhibieron los niveles más altos de riqueza y diversidad.

Antes del tratamiento con agua rica en hidrógeno, la riqueza y diversidad de la flora intestinal era mayor en el grupo de control (3,4 ± 1,51 años de entrenamiento) que en el grupo de tratamiento (1,21 ± 0,6 años de entrenamiento), y el período de entrenamiento fue el factor principal que conduce a esta diferencia. Las personas que tuvieron un período de entrenamiento más largo exhibieron una mayor riqueza y diversidad en su flora intestinal; Esta tendencia es consistente con los resultados de Clarke et al. 37

Después de 4 semanas de tratamiento con agua rica en hidrógeno, la tendencia se invirtió ligeramente. La riqueza y diversidad de la flora intestinal fue mayor en los atletas que tuvieron un período de entrenamiento más corto que aquellos que tuvieron un período de entrenamiento más largo. Este hallazgo indicó que beber agua rica en hidrógeno durante un largo período de tiempo puede desempeñar un papel importante en la mejora de la riqueza y diversidad de la flora intestinal. Al mismo tiempo, los niveles séricos de MDA, IL-1, IL-6 y TNF-α disminuyeron en el grupo de tratamiento, y el nivel de SOD, T-AOC aumentó. Dichos cambios están estrechamente relacionados con los cambios en la riqueza y diversidad de la flora intestinal.

Después de 8 semanas de tratamiento con agua rica en hidrógeno, la riqueza y diversidad de la flora intestinal fue aún mayor en los atletas que tuvieron un período de entrenamiento más corto que en las personas de control que tuvieron un entrenamiento más largo. Además, los niveles séricos de MDA, IL-1, IL-6 y TNF-α disminuyeron, y los niveles de HGB SOD, T-AOC aumentaron en varios grados en el grupo de tratamiento de agua rico en hidrógeno. La tendencia de cambios favorables de los índices de función motora, el índice de respuesta oxidativa y los índices de factores inflamatorios fueron casi consistentes con los cambios en la riqueza y diversidad de la flora intestinal.

Los resultados anteriores mostraron que el consumo a largo plazo de agua rica en hidrógeno no solo ejerce ciertos efectos antioxidantes y antiinflamatorios, sino que también mejora la diversidad y abundancia de la flora intestinal de los sujetos.

Med Gas Res . 2018 octubre-diciembre; 8 (4): 135–143.
Publicado en línea el 9 de enero de 2019 doi: 10.4103 / 2045-9912.248263
PMCID: PMC6352569
PMID: 30713665
Efectos del consumo a largo plazo de agua rica en hidrógeno sobre la actividad antioxidante y la flora intestinal en jugadoras de fútbol juvenil de Suzhou, China
Ji-Bin Sha , 1, 2 Shuang-Shuang Zhang , 1, 6 Yi-Ming Lu , 1 Wen-Jing Gong , 1 Xiao-Ping Jiang , 3 Jian-Jun Wang , 3 Tong-Ling Qiao , 4 Hong-Hong Zhang , 4 Min-Qian Zhao , 3 Da-Peng Wang , 3 Hua Xia , 4 Zhong-Wei Li , 5 Jian-Liang Chen , 5 Lin Zhang , PhD, 6, * y Cheng-Gang Zhang , PhD 1, *

Notas al pie

Financiación: El estudio fue apoyado por el Proyecto Nacional de Investigación Básica de China (Programa 973), No. 2012CB518200 (para ZCG), el Programa General de la Fundación de Ciencias Naturales de China, No. 81371232, 81573251 (para ZCG), y Programas clave especiales para ciencia y tecnología de China, No. 2012ZX09102301-016 y 2014ZX09J14107-05B (a ZCG).

Conflictos de interés

No hay conflicto de interes.

Soporte financiero

El estudio fue apoyado por el Proyecto Nacional de Investigación Básica de China (Programa 973), No. 2012CB518200, el Programa General de la Fundación de Ciencias Naturales de China, No. 81371232, 81573251, y los Programas Claves Especiales para Ciencia y Tecnología de China, No. 2012ZX09102301-016, 2014ZX09J14107-05B.

Declaración de la junta de revisión institucional

La aprobación de la junta de revisión institucional de Suzhou Sports School se obtuvo para este estudio.

Declaración de consentimiento del participante

Los autores certifican que han obtenido los formularios de consentimiento de los participantes. En el formulario, los participantes han dado su consentimiento para que sus imágenes y otra información clínica sean reportadas en la revista. Los participantes entienden que sus nombres e iniciales no se publicarán y se harán los esfuerzos necesarios para ocultar su identidad, pero no se puede garantizar el anonimato.

Declaración informativa

Este estudio sigue las pautas de los estándares consolidados de informes de ensayos (CONSORT).

Declaración de bioestadística

Los métodos estadísticos de este estudio fueron revisados ​​por el bioestadístico del Laboratorio Estatal de Proteómica, Centro de Investigación de Salud Mental y Cognitiva, Beijing, China.

Acuerdo de licencia de copyright

El Acuerdo de licencia de copyright ha sido firmado por todos los autores antes de su publicación.

Declaración de intercambio de datos

Los conjuntos de datos analizados durante el estudio actual están disponibles del autor correspondiente a solicitud razonable.

Control de plagio

Comprobado dos veces por iThenticate.

Revisión por pares

Revisado por pares externamente.

eferencias

1. Dillard CJ, Litov RE, Savin WM, Dumelin EE, Tappel AL. Efectos del ejercicio, la vitamina E y el ozono sobre la función pulmonar y la peroxidación lipídica. J Appl Physiol Respir Environ Exerc Physiol. 1978; 45 : 927–932. PubMed ] Google Scholar ]
2. Davies KJ, Quintanilha AT, Brooks GA, Packer L. Radicales libres y daño tisular producido por el ejercicio. Biochem Biophys Res Commun. mil novecientos ochenta y dos; 107 : 1198-1205. PubMed ] Google Scholar ]
3. Powers SK, Nelson WB, Hudson MB. Estrés oxidativo inducido por el ejercicio en humanos: causa y consecuencias. Radic libre Biol Med. 2011; 51 : 942–950. PubMed ] Google Scholar ]
4. Cobley JN, McHardy H, Morton JP, Nikolaidis MG, Close GL. Influencia de la vitamina C y la vitamina E en la señalización redox: implicaciones para las adaptaciones al ejercicio. Radic libre Biol Med. 2015; 84 : 65-76. PubMed ] Google Scholar ]
5. Pingitore A, Pereira Lima GP, Mastorci F, Quinonas A, Iervasi G, Vassalle C. Ejercicio y estrés oxidativo: efectos potenciales de las estrategias dietéticas antioxidantes en el deporte. Nutrición. 2015; 31 : 916–922. PubMed ] Google Scholar ]
6. Slattery K, Bentley D, Coutts AJ. El papel de los sistemas oxidativo, inflamatorio y neuroendocrinológico durante el estrés por ejercicio en atletas: implicaciones de la suplementación con antioxidantes en la adaptación fisiológica durante el entrenamiento físico intensivo. Sports Med. 2015; 45 : 453–471. PubMed ] Google Scholar ]
7. Mankowski RT, Anton SD, Buford TW, Leeuwenburgh C. Antioxidantes dietéticos como modificadores de las adaptaciones fisiológicas al ejercicio. Med Sci Sports Exerc. 2015; 47 : 1857-1868. Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] Google Scholar ]
8. McAnulty LS, Miller LE, Hosick PA, Utter AC, Quindry JC, McAnulty SR. Efecto del suplemento de resveratrol y quercetina sobre el estado redox y la inflamación después del ejercicio. Appl Physiol Nutr Metab. 2013; 38 : 760–765. PubMed ] Google Scholar ]
9. Carrera-Quintanar L, Funes L, Vicente-Salar N, et al. Efecto de los suplementos de polifenol sobre el estado redox de las células sanguíneas: un ensayo aleatorizado de entrenamiento controlado con ejercicios. Eur J Nutr. 2015; 54 : 1081-1093. PubMed ] Google Scholar ]
10. Ohsawa I, Ishikawa M, Takahashi K, et al. El hidrógeno actúa como un antioxidante terapéutico al reducir selectivamente los radicales de oxígeno citotóxicos. Nat Med. 2007; 13 : 688-694. PubMed ] Google Scholar ]
11. Zhao L. Genómica: la historia de nuestro otro genoma. Naturaleza. 2010; 465 : 879–880. PubMed ] Google Scholar ]
12. Lynch SV, Pedersen O. El microbioma intestinal humano en salud y enfermedad. N Engl J Med. 2016; 375 : 2369–2379. PubMed ] Google Scholar ]
13. Espley RV, Butts CA, Laing WA, et al. Los flavonoides dietéticos de la manzana modificada reducen los marcadores de inflamación y modulan la microbiota intestinal en ratones. J Nutr. 2014; 144 : 146-154. PubMed ] Google Scholar ]
14. Placha I, Chrastinova L, Laukova A, y col. Efecto del aceite de tomillo sobre la integridad del intestino delgado y el estado antioxidante, la actividad fagocítica y la microbita gastrointestinal en conejos. Acta Vet Hung. 2013; 61 : 197-208. PubMed ] Google Scholar ]
15. Huang CS, Kawamura T, Toyoda Y, Nakao A. Avances recientes en la investigación del hidrógeno como gas médico terapéutico. Res radicales libres. 2010; 44 : 971–982. PubMed ] Google Scholar ]
16. Noda M, Fujita K, Ohsawa I, Ito M, Ohno K. Efectos múltiples del hidrógeno molecular y su mecanismo distintivo. J Neurol Disord. 2014; 2 : 1–8. Google Scholar ]
17. Ostojic SM, Dr. Stojanovic. El agua rica en hidrógeno afectó la alcalinidad de la sangre en hombres físicamente activos. Res Sports Med. 2014; 22 : 49-60. PubMed ] Google Scholar ]
18. Ostojic SM. Hidrógeno molecular en medicina deportiva: nuevas perspectivas terapéuticas. Int J Sports Med. 2015; 36 : 273–279. PubMed ] Google Scholar ]
19. Tsubone H, Hanafusa M, Endo M, et al. Efecto del ejercicio en la cinta y la ingesta de agua rica en hidrógeno en los metabolitos séricos oxidativos y antioxidantes en el suero de caballos de pura sangre. J Equine Sci. 2013; 24 : 1–8. Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] Google Scholar ]
20. Aoki K, Nakao A, T Adachi, Matsui Y, Miyakawa S. Estudio piloto: Efectos de beber agua rica en hidrógeno en la fatiga muscular causada por el ejercicio agudo en atletas de élite. Med Gas Res. 2012; 2 : 12. Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] Google Scholar ]
21. Li A, Zhang L, Zhou J, Sun X. Efectos de la suplementación de agua rica en hidrógeno en el daño inducido por el estrés oxidativo en el músculo esquelético después del ejercicio exhaustivo agudo. Zhongguo Yundong Yixue. 2011; 30 : 452–455. Google Scholar ]
22. Zhao YY, disertación maestra de Zhang L. Suzhou: Universidad de Schoow; 2014. La influencia de beber agua rica en hidrógeno en diferentes fases y ejercicio de alta intensidad para los atletas de natación en el metabolismo de los radicales libres. Google Scholar ]
23. Hu J, Zhang L. Disertación magistral. Suzhou: Universidad de Schoow; 2014. Una investigación comparativa de la influencia de diferentes antioxidantes en el sistema antioxidante sobre el nadador de corta distancia. Google Scholar ]
24. Li C, Li CX, Pang L, Wu L. Agua rica en hidrógeno en la lesión por estrés oxidativo en el músculo esquelético de la rata después de repetir el ejercicio exhaustivo. Taishan Yixueyuan Xuebao. 2015; 36 : 371–375. Google Scholar ]
25. Wang L, Liu ZQ, Hou YL, Ge YJ. El agua rica en hidrógeno inhibe el estrés oxidativo mitocondrial y la inflamación en el músculo esquelético después del ejercicio excéntrico. Zhongguo Zuzhi Gongcheng Yanjiu. 2015; 19 : 4682-4687. Google Scholar ]
26. Ji LL, Zhang Y. Efectos antioxidantes y antiinflamatorios del ejercicio: papel de la señalización redox. Res radicales libres. 2014; 48 : 3–11. PubMed ] Google Scholar ]
27. Gleeson M, Bishop NC, Stensel DJ, Lindley MR, Mastana SS, Nimmo MA. Los efectos antiinflamatorios del ejercicio: mecanismos e implicaciones para la prevención y el tratamiento de la enfermedad. Nat Rev Immunol. 2011; 11 : 607–615. PubMed ] Google Scholar ]
28. Qiao Y, Sun J, Xia S, Tang X, Shi Y, Le G. Efectos del resveratrol sobre la microbiota intestinal y el almacenamiento de grasa en un modelo de ratón con obesidad inducida por alto contenido de grasa. Food Funct. 2014; 5 : 1241-1249. PubMed ] Google Scholar ]
29. Wang B, Sun J, Li X, et al. El resveratrol previene la supresión de la producción reguladora de células T, el estrés oxidativo y la inflamación de ratones propensos o resistentes a la obesidad inducida por una dieta alta en grasas. Nutr Res. 2013; 33 : 971–981. PubMed ] Google Scholar ]
30. José Pozuelo M, Agis-Torres A, Hervert-Hernández D, et al. La fibra dietética antioxidante de la uva estimula el crecimiento de Lactobacillus en ciego de rata. J Food Sci. 2012; 77 : H59 – H62. PubMed ] Google Scholar ]
31. Kasaikina MV, Kravtsova MA, Lee BC, et al. El selenio en la dieta afecta la expresión del selenoproteoma del huésped al influir en la microbiota intestinal. FASEB J. 2011; 25 : 2492–2499. Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] Google Scholar ]
32. Jakobsdottir G, Blanco N, Xu J, et al. Formación de ácidos grasos de cadena corta, excreción de antocianinas y diversidad microbiana en ratas alimentadas con grosellas negras, moras y frambuesas. J Nutr Metab. 2013; 2013 : 202534. Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ] Google Scholar ]
33. Neyrinck AM, Van Hee VF, Bindels LB, De Backer F, Cani PD, Delzenne NM. El extracto de cáscara de granada rico en polifenoles alivia la inflamación de los tejidos y la hipercolesterolemia en ratones obesos inducidos por una dieta alta en grasas: implicación potencial de la microbiota intestinal. Br J Nutr. 2013; 109 : 802–809. PubMed ] Google Scholar ]
34. Cotillard A, Kennedy SP, Kong LC, et al. Impacto de la intervención dietética sobre la riqueza genética microbiana intestinal. Naturaleza. 2013; 500 : 585-588. PubMed ] Google Scholar ]
35. Sekirov I, Russell SL, Antunes LCM, Finlay BB. Microbiota intestinal en salud y enfermedad. Physiol Rev. 2010; 90 : 859-904. PubMed ] Google Scholar ]
36. Le Chatelier E, Nielsen T, Qin J, et al. La riqueza del microbioma intestinal humano se correlaciona con marcadores metabólicos. Naturaleza. 2013; 500 : 541–546. PubMed ] Google Scholar ]
37. Clarke SF, Murphy EF, O’Sullivan O, et al. El ejercicio y los extremos dietéticos asociados tienen un impacto en la diversidad microbiana intestinal. Intestino. 2014; 63 : 1913–1920. PubMed ] Google Scholar ]

Los artículos de Medical Gas Research se proporcionan aquí por cortesía de Wolters Kluwer – Medknow Publications